SATSE reclama a la Consejería de Sanidad que implante “cuanto antes” las guías de prescripción enfermera

 

SATSE subraya que, tras la aprobación en julio por parte del Ministerio de Sanidad de tres nuevas guías de prescripción enfermera, han de ser las consejerías de Sanidad las que hagan realidad, “sin más retrasos”, su aplicación en los respectivos servicios de salud.

El Sindicato insiste en que su aplicación es absolutamente necesaria para mejorar la atención y cuidados que las enfermeras y enfermeros prestan a pacientes y ciudadanía, además de suponer un claro avance en el desarrollo de sus competencias profesionales.

 

 El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha reclamado a las consejerías de Sanidad de las diferentes comunidades autónomas que agilicen el proceso administrativo necesario para la implementación de las guías de prescripción enfermera que ya han sido aprobadas por el Ministerio de Sanidad.

En cartas dirigidas a las/los consejeras/os de Sanidad y a los/as gerentes de los distintos servicios autonómicos de salud, SATSE pide su implicación para que no se retrase la aplicación de las guías ya aprobadas, y que establecen las condiciones concretas en las que las enfermeras/os pueden participar en el uso, indicación y autorización de medicamentos sujetos a prescripción médica para personas con hipertensión, diabetes mellitus tipo 1 y 2, quemaduras y distintos tipos de heridas.

El Sindicato de Enfermería traslada a los responsables sanitarios autonómicos que, tras la aprobación en 2018 del Real Decreto que regula la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de los profesionales de Enfermería, el proceso para acordar estas guías no ha estado exento de dificultades y se ha alargado mucho en el tiempo.

En concreto, el Real Decreto establecía un periodo de dos años para su aplicación en el conjunto el Estado y ya han transcurrido cerca de cuatro años sin que aún estén aprobadas todas las guías, mientras que las ya aprobadas siguen pendientes de implementarse en las diferentes comunidades autónomas, apuntan desde la organización sindical.

SATSE destaca que estas guías permitirán, entre otros objetivos, maximizar la eficiencia y efectividad de la atención sanitaria y los tratamientos que se derivan de la misma; facilitar la accesibilidad para las actuaciones relacionadas con la medicación, evitando o reduciendo citas innecesarias o demoras; detectar e informar de efectos adversos relacionados con el tratamiento farmacológico, o realizar un seguimiento para prevenir la aparición de complicaciones asociadas al tratamiento y a la propia patología.

Asimismo, el Sindicato recuerda que en el Plan de Acción de Atención Primaria y Comunitaria, impulsado por el Ministerio de Sanidad y aprobado por el Consejo Interterritorial, se apunta como objetivo estratégico priorizar e impulsar el uso, indicación y autorización de la dispensación de medicamentos y productos sanitarios sujetos a prescripción médica por parte de las enfermeras, así como la elaboración e implementación de las guías correspondientes, de cara a mejorar los resultados en salud de las personas a las que atienden y cuidan.

Al respecto, SATSE insiste en que su aplicación en el conjunto del Estado es absolutamente necesaria para mejorar la atención y cuidados que enfermeras y enfermeros prestan a pacientes y ciudadanía. Asimismo, y en lo que respecta a los profesionales de Enfermería, la aplicación de estas guías supone un claro avance y optimización de sus competencias profesionales, además de garantizar la necesaria seguridad jurídica a la hora de realizar determinadas actuaciones asistenciales.

“Ha sido mucho el tiempo perdido y no podemos permitir que se siga dilatando la aplicación de una norma que conlleva, en definitiva, mayor eficiencia y eficacia en la atención sanitaria, menos burocracia y mayor agilidad, algo que debería ser siempre un objetivo prioritario para los responsables y gestores sanitarios de nuestro país”, concluye.