La compañía madrileña revisa con su humor ácido el género chico español para hablar de un presente amenazado por la crisis climática, el incierto futuro de nuestra sociedad e identidad

 La obra, que se ambienta en una verbena castiza de la ciudad de Martid en el planeta Marte, se representa con música en directo entre el 14 de abril y el 1 de mayo en la Sala Roja

La compañía fue fundada en Madrid en 1996. El gran salto al mundo profesional se produce con Mi misterio del interior (2005), finalista del Premio de Teatro Mayte. Son también finalistas del Premio Max Espectáculo Revelación con Mundo y final (2008).

Con Siglo de Oro, siglo de ahora (2012) se inicia la exitosa trilogía clásica, que prolongan En un lugar del Quijote (2013) y Cervantina (2015; Premio Max Mejor Espectáculo Musical. Ya consolidados como una de las compañías de referencia indispensable en el panorama escénico español, estrenan Crimen y telón (2018), Don Juan en Alcalá (2018) Andanzas y entremeses de Juan Rana (2020), versión de piezas breves cómicas del Siglo de Oro.

En su exitosa trayectoria, la compañía madrileña Ron Lalá se ha inspirado en los clásicos desprejuiciadamente: para emularlos o para reinventarlos. Ahora lo hace en Villa y Marte con uno de los géneros típicamente españoles: el sainete, y como en sus anteriores montajes, le da la vuelta para traerlo al presente, conservando sus rasgos satíricos y musicales originales.

Acogido al sello Creación Canal y con música en directo, esta coproducción de Ron Lalá y Teatros del Canal, llega este jueves a la Sala Roja, donde podrá verse hasta el próximo 1 de mayo.

La compañía define Villa y Marte como un “sainete cómico-lírico de chulapos mutantes”, y en su disparatada trama, una nave espacial viaja a Marte para colonizar el planeta rojo. Pero sus tripulantes descubrirán que el planeta ya está habitado cuando llegan a la ciudad de Martid, donde los vecinos mutantes celebran una verbena popular castiza ante los alienígenas terrestre

Villa y Marte es un sainete musical en tres actos ambientado en el Marte castizo. Es la aproximación de Ron Lalá al género chico, a toda esa corriente festiva, carnavalesca, crítica, iconoclasta que convirtió los teatros madrileños (y españoles) en una fiesta del teatro y la música popular durante los últimos años del siglo XIX y principios del XX.

Con el espíritu popular del compositor Federico Chueca y del sainete costumbrista de Carlos Arniches, pero también del entremés barroco, del sainete dieciochesco, de la comedia de disparates y de la chirigota gaditana, Ron Lalá plantea una revisión propia del género chico y el sainete  en clave de ciencia ficción, con humor ácido, música original inspirada en los rasgos y estilos del género (chotis, pasodobles, pasacalles, romanzas…) y varios temas de fondo: la crisis climática, el incierto futuro de nuestra sociedad e identidad y la pérdida de la tradición y la música castiza.

Con referentes como Crónicas marcianas de Ray Bradbury, Guía del autoestopista galáctico de Adams o Marte rojo de Robinson por un lado, y por otro La Gran Vía, El año pasado por agua y Agua, azucarillos y aguardiente de Chueca y Valverde, La verbena de la Paloma de Bretón o La revoltosa de Chapí, el sainete lírico Villa y Marte plantea un cruce de caminos, de siglos, de corrientes, que pretende apostar por el humor, la música en directo y la carcajada para reflexionar sobre nuestro pasado reciente y nuestro futuro probable.

Dirigida por Yayo Cáceres, con texto de Álvaro Tato, Villa y Marte la interpretan Daniel Rovalher, Juan Cañas, Miguel Magdalena, Fran García y Diego Morales.

Al termina la función del 19 de abril, habrá un encuentro con el público.

Ron Lalá es una compañía española de teatro y humor con música en directo. Sus obras proponen un trabajo colectivo en el que sus componentes combinan música y textos originales sobre diversos temas, desde la actualidad a obras clásicas de la literatura, con un lenguaje escénico propio a menudo basado en el humor crítico y satírico.