Tras dos décadas de reivindicación vecinal e institucional, el pasado 24 de junio comenzaron las obras del enlace a la M50. Atrás quedan ya las palabras vacías de los Gobiernos de la Comunidad de Madrid que nos han venido discriminando pensando que Rivas podría esperar: se equivocaban.

Hemos demostrado que somos una ciudad que reivindica aquello que merece, que necesita y que es justo, que no nos paramos, que seguimos hasta el último aliento, y eso, hoy da sus frutos. Desde nuestra posición, este enlace simboliza el esfuerzo de 20 años plasmado en una conexión fundamental para el propio tránsito y la vida de la ciudad, que va a mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos y vecinas, acercándonos a las ciudades de 15 minutos y a los territorios de 45 minutos, referentes en muchas de las políticas públicas que llevamos a cabo.

Es el caso de las ZBE en entornos escolares en los que nos ponemos a la vanguardia de España, siendo una de las primeras ciudades en implantarlo en la Comunidad de Madrid, a la altura de ciudades Europeas como Barcelona, Londres o París, porque entendemos que la seguridad, la salud y las acciones encaminadas a una movilidad más sostenible son el camino hacia ciudades ecológicamente equilibradas, adecuándonos así a la reciente Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Somos conscientes de que para algunos partidos, el cambio climático no existe y niegan la evidencia, como pasa en el Gobierno de la Comunidad de Madrid, que incluso impacta frontalmente con las tesis de la ONU o de los profesionales de la AEMET, pero para nosotros y nosotras es algo prioritario. Ante esta crisis climática, ¿cuál es la solución? La respuesta es sencilla: dejar la política del cemento y apostar por la renaturalización de espacios, por aumentar el patrimonio verde de Rivas, tal y como han elegido nuestros vecinos y vecinas en los presupuestos participativos, por proteger nuestro Parque Regional de aquellos y aquellas que favorecen leyes que lo vulneran y que solamente se acuerdan de él para hacer ruedas de prensa.

En ese sentido ya estamos trabajando en la actualización de nuestro Plan de infraestructura verde, contemplando nuevas zonas de arbolado con una inversión de más de 300.000 euros, para combatir las asfixiantes temperaturas durante los meses de verano. Además, acabamos de estrenar la nueva mediana de la avenida Aurelio Álvarez, una actuación integral que mejora la estética, evitando el gasto innecesario de agua y proporcionando los beneficios del arbolado al entorno urbano.

La solución también pasa por conseguir reducir el impacto del Co2 que producimos, a través, entre otras, de políticas a favor de la soberanía alimentaria que potencian el consumo de proximidad e impulsan la reducción del desperdicio alimenticio, fomentando el compostaje y transformando nuestro ecosistema. Una apuesta más que estamos llevando a cabo a través del impulso a nuestros productores locales y a nuestro Parque agroecológico del Soto del Grillo, junto a nuestro Plan de compostaje comunitario y domiciliario, repartiendo este mes más de cien composteras en los hogares ripenses, y con cuatro nuevas áreas de compostaje comunitario. Una acción más de nuestro Plan de Economía Circular #ConRdeRivas que sigue dando sus frutos.

Y por supuesto, no nos olvidamos de avanzar hacia la constitución de nuestra Comunidad energética local tras la apertura de la Oficina de Información para la Transición Energética,  buscando la eficiencia energética y las mejores ayudas e incentivos fiscales.

Aún queda mucho por hacer, y no vamos a desistir de reclamar las infraestructuras educativas y sanitarias que nuestro municipio necesita para una ciudad de su tamaño. En Rivas estamos acostumbrados, pero sabemos que ir de la mano con nuestra ciudadanía es clave para seguir mejorando. Por eso desde Podemos Rivas queremos desearos que recarguéis fuerzas y disfrutéis del verano, para volver en septiembre y seguir avanzando.

Vanessa Millán Podemos Rivas