El alcalde de Rivas, Pedro del Cura, cree que ha llegado el momento de diseñar conjuntamente con los vecinos y vecinas, entidades, comercios y tejido asociativo una ciudad acorde a los nuevos tiempos.

El Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid ha aprobado este jueves en Pleno la suspensión cautelar de las licencias de construcción de viviendas así como de las tramitaciones urbanísticas en la zona del Cristo de Rivas por el plazo de un año prorrogable a otro más.

El objetivo de esta moratoria, según ha detallado Pilar Gabina Alonso, concejala de Urbanismo, es el de “modificar el planteamiento para redistribuir sus usos e intensidades”. La realidad, según la edil, es que en esta zona hay “mucha concentración de viviendas y pocas zonas verdes, lo que hace necesario reequilibrar sus usos”. “Si no paramos ahora, será difícil que este barrio disponga de los servicios que necesita la población”, ha concluido.

En opinión del alcalde de Rivas, Pedro del Cura, “la ciudad, con los parámetros actuales, ya no es sostenible tal y como está diseñada, por lo que es el momento de ir dando pasos en la modificación del Plan General para adecuarla a los nuevos tiempos, sobre todo después de este año de pandemia”.

Ahora mismo, ha explicado el regidor, la urbanización en Cristo de Rivas “no está terminada y si no hacemos nada por solucionarlo no solo no estaremos pensando en los vecinos y vecinas actuales de la zona sino en los que llegarán a las más de 600 viviendas que ya están en desarrollo”. “Debemos intervenir como Ayuntamiento y este es el instrumento que tenemos a nuestra disposición”, ha añadido.

Por otro lado, Del Cura ha señalado que este replanteamiento se realizará pensando en cómo seguir generando actividad económica en el municipio. “Debemos poner las bases para reorganizar el sector y poder disponer de un parque empresarial cercano a la M50 que atraiga ingresos y genere empleo en la ciudad. No queremos una ciudad basada en el ladrillo sino en proyectos a largo plazo”.

Para terminar, el alcalde ha querido señalar que este debate debe abrirse al resto de la ciudad y así se hará a partir del próximo mes de septiembre. “Todos los vecinos y vecinas ripenses, su tejido asociativo y sus comercios y entidades deben poder decidir qué ciudad quieren”, ha dicho.

 

También te puede interesar