Rivas es el resultado de un esfuerzo compartido. Esa ha sido la esencia del proceso participativo ‘Rivas, párate a pensar’. En los últimos seis meses, junto a la ciudadanía, hemos recorrido las calles de nuestra ciudad con los ojos bien abiertos y con diferentes miradas y en los talleres de creación ciudadana se han trabajado propuestas para redefinir el municipio que queremos. Además, junto a expertos y expertas, también hemos abierto espacios de reflexión a través del ciclo de conferencias para abordar el urbanismo feminista y sostenible o los modelos emergentes de ciudad. Y, sobre todo, hemos escuchado de manera activa todas las opiniones e ideas.

La ciudad es cosa de todas y de todos. Por eso, en este proceso también hemos querido contar con las aportaciones de los sindicatos y la patronal (representados en el Pacto Local que recientemente se ha vuelto a renovar) y con las de todos los partidos políticos con representación en el Ayuntamiento. Sin embargo, ni la derecha ni la ultraderecha han presentado ni una sola aportación, lo que demuestra que no tienen ningún proyecto de futuro para nuestra ciudad.

En Rivas sabemos que la democracia no es votar cada cuatro años, sino que es gobernar con la ciudadanía, como así lo reflejó, primero, el abrumador resultado de la consulta ciudadana y, después, la gran implicación de la ciudadanía con más de 600 propuestas recogidas que vendrán a diseñar cómo será la Rivas del mañana. Unos resultados que presentamos en el marco de nuestras Fiestas de mayo y que se pueden consultar en la web municipal.

Desde mi grupo municipal tenemos claro para qué estamos en las instituciones. Es una prioridad hacer de nuestra ciudad un lugar aún más habitable. Tenemos que estar a la altura de las necesidades que la sociedad demanda. No solo porque la pandemia y la crisis climática nos han empujado a redefinir el modelo urbano, sino porque tenemos la responsabilidad de garantizar la calidad de nuestros servicios públicos para quienes ya viven en Rivas y para quienes quieren venir.

Por ello, tomamos la decisión de parar y pensar, y lo hicimos colectivamente, como siempre hemos hecho. Porque hay cuestiones que no dependen de este Ayuntamiento, como que no tengamos los suficientes centros educativos públicos y que llevemos dos años en emergencia educativa o que haya 15.000 vecinos y vecinas que no dispongan de un centro de salud en su barrio y en esto seguiremos dando la pelea y reivindicándoselo a la Comunidad de Madrid.

Sin embargo, sí que tenemos la obligación de seguir avanzando en los retos que tenemos por delante: definir un nuevo modelo de ciudad para las próximas décadas que sea capaz de combinar bienestar, igualdad y proteger el planeta para seguir haciendo de Rivas la ciudad de la que tanto orgullo sentimos.

El camino no acaba aquí. Nuestra ciudad debe de contar con una estrategia global que de respuesta a los desafíos del ahora y de los próximos años: la Agenda Urbana de Rivas. Una hoja de ruta que garantice que esta ciudad va a ser más feminista, más sostenible, más innovadora, más eficiente, más equitativa y más justa. ¡Seguimos!

Aída Castillejo, portavoz del Grupo Municipal IU Rivas-Equo-Más Madrid