La consulta ciudadana en Rivas ha sido un éxito: participaron más de 14.000 personas. Es un récord en esta ciudad. Y el resultado ha sido también rotundo: un 82% apoya detener temporalmente el crecimiento residencial para definir un modelo de ciudad para las próximas décadas. Es una decisión valiente, necesaria y responsable porque las ciudades no podemos seguir creciendo como hasta ahora.

La democracia no se puede limitar a votar cada cuatro años. La democracia es escuchar, participar y formar parte del destino del que nos dotamos como sociedad. Así lo pensamos en Rivas, por eso hemos impulsado esta consulta, porque cuando hay grandes asuntos en juego es oportuno y necesario dar la palabra a la ciudadanía.

Ahora toca ponerse a trabajar. Lo primero que hemos hecho es solicitar una reunión con la presidenta Ayuso para abordar conjuntamente los equipamientos públicos que necesita la ciudad, porque la mayoría dependen de la Comunidad de Madrid. Hablamos de nuevos equipamientos educativos y sanitarios o de mejorar la red de transporte público. Rivas es la ciudad que más ha crecido de toda la Comunidad en estos últimos años pero, sin embargo, no se ha producido un refuerzo de los servicios públicos. Es hora de afrontar este déficit autonómico.

Esperamos que la presidenta Ayuso esté a la altura de las circunstancias y demuestre que Rivas está en el mapa de la Comunidad. La primera parte de esta legislatura fue un periodo en blanco, perdido. Ahora tiene algo más de año y medio para demostrar que tienen un proyecto de Comunidad en el que cabemos todas y todos los madrileños.

No parece casual que días más tarde se licitase la redacción del proyecto del futuro instituto Margarita Salas. Un centro que llevamos demandando mucho tiempo desde Rivas. Esperemos que no sea un hecho aislado o un capricho del destino.

Pero la ciudad también tiene que afrontar sus propias tareas. Ahora tenemos la responsabilidad de poner en marcha un proceso participativo para definir el modelo de ciudad que queremos para las próximas décadas. Ahora tenemos un tiempo por delante para que las personas que vivimos en la ciudad tomemos la palabra y decidamos cómo queremos que sea Rivas en el futuro, para escuchar y debatir, para reflexionar y proponer.

Debemos analizar si el futuro de nuestra ciudad pasa por el crecimiento residencial o por destinar más espacio para que se puedan desarrollar inversiones e iniciativas empresariales que fortalezcan nuestra economía y permitan crear empleo.

Debemos pensar si impulsamos un modelo en el que el barrio tenga mayor protagonismo, con una mayor presencia del comercio local, y así reducir la dependencia del vehículo privado, evitando desplazamientos innecesarios.

En definitiva, tenemos que decidir si queremos ser un lugar de progreso avanzado y sostenible, un polo de atracción para la innovación y el crecimiento económico, una ciudad feminista y más democrática… Y todas estas grandes palabras conllevan pequeñas acciones.

Pedro del Cura, Alcalde de Rivas Vaciamadrid

También te puede interesar