El Hospital Universitario del Sureste ha remodelado sus paritorios y lo hace con importantes novedades. Entre otras cuestiones, se implanta el protocolo de alta precoz en partos sin complicaciones, dentro del Plan de Humanización de la asistencia y se introducen mejoras mecánicas como la implantación en todos los paritorios de lianas de parto natural. El objetivo no es otro que mejorar la calidad y efectividad del proceso garantizando la seguridad clínica.

Los paritorios del Hospital Universitario del Sureste cuentan desde hoy con algunas novedades a destacar. La primera de ellas es la implantación del protocolo de alta precoz en partos sin complicaciones. De esta forma, la madre y el recién nacido se adaptan más fácilmente a su entorno habitual de una forma mucho más temprana.

El alta precoz se produce cuando la situación médica de la madre y el niño no reviste gravedad ni cuidados especiales tras un parto vaginal no complicado. Los dos se encuentran bien y el regreso al entorno familiar mejora la efectividad y la seguridad clínica de todo el proceso.

Además, a estas circunstancias se suma el beneficio que ofrece la continuidad asistencial con Atención Primaria. Tanto la madre como el recién nacido mantienen en todo momento un estrecho contacto con sus responsables sanitarios, ya sean del ámbito hospitalario –en el momento propio del parto- como de Atención Primaria. El alta precoz es una mejora en la humanización del proceso del parto ya que la madre y el recién nacido se encuentran en su entorno apoyados y seguidos por profresionales sanitarios.

Mejoras mecánicas

En los últimos años la evidencia científica ha mostrado resultados sobre cómo el movimiento influye de manera positiva en el trabajo de parto: disminuye la necesidad de analgesia y aumentan las posibilidades de que el parto se desarrolle de manera normal al precisar un menor uso de instrumentos y al reducir la tasa de cesáreas.

A este hecho se le añade la demanda de la población de tener una experiencia con mayor participación y protagonismo, en definitiva, con mayor calidad percibida.

Con estas premisas, el Bloque Obstétrico del Hospital del Sureste ha realizado algunas modificaciones en sus paritorios y dispone de nuevas herramientas para este enfoque más centrado en cada gestante y la familia.

Estos cambios llevan consigo así mismo un cambio en el enfoque de la atención al parto ya que se fomenta la humanización del proceso y se siguen las directrices del Ministerio de Sanidad, la Consejería de Sanidad de la CAM, así como de las de las sociedades científicas.

Las premisas de este cambio de paradigma son:

  • La mujer y su familia son el centro de la atención.
  • El parto es un proceso fisiológico en donde se respeta la individualidad siempre que éste se mantenga dentro de la normalidad.
  • La gestante debe encontrar una sala de parto que favorezca la movilidad y en la que sean visibles la menor cantidad de objetos que estén asociados a procedimientos invasivos, con el fin de evitar la secreción de catecolaminas, antagonistas de la oxitocina.
  • Se debe ofertar cada elemento a la gestante según el período del parto en que se encuentre, para que sea libre de elegir lo que necesite en cada caso.

Dentro de esta filosofía, los tres paritorios existentes han sido renovados con lo que se da a las estancias un aspecto mucho más humano. De lo que se trata es de que la gestante sienta el parto de una forma más natural con recursos físicos para el alivio del dolor y la comodidad de la madre durante todo el proceso. En este sentido, se han incorporado lianas que permiten a la mujer que está de parto la adopción de diversas posiciones durante el periodo de dilatación. Estas lianas permiten la relajación de los músculos implicados en el trabajo del parto, en particular los de la parte posterior.

Asimismo, la parturienta puede beneficiarse de las ventajas que proporcionan las pelotas de partos, las pelotas de posicionamiento y las colchonetas diseñadas especialmente para estas circunstancias. Próximamente se dispondrá también de monitores inalámbricos para facilitar la movilidad y asegurar mucho más el bienestar materno-fetal.

Con todo ello, el parto se vuelve mucho más natural y se garantiza la seguridad clínica en un ambiente mucho más humano que fomenta la calidad asistencial con una mayor comodidad para la madre.

 

 

También te puede interesar