CNT y CGT exigen seguridad y salud laboral en el Punto limpio de Rivas

Trabajadoras y trabajadores de Rivamadrid han protestado en la mañana del 29 de diciembre frente al ayuntamiento de Rivas y al Punto limpio de la ciudad ribereña. Reclaman salud laboral y seguridad para las trabajadoras del centro de reciclaje.

El «Punto limpio» de la calle Fundición, en el polígono de Rivas, lleva arrastrando problemas de inseguridad desde hace años. Entorno al punto limpio merodea un grupo de individuos que entran en la instalación sin permiso y hurtan parte de los materiales que la ciudadanía ripense recicla. De hecho, las trabajadoras de Rivamadrid han sido coaccionadas para que «no se entrometan». Todas las trabajadoras tienen miedo y una compañera ha sido diagnosticada con «problemas de ansiedad y estrés» derivados de su situación laboral.
En los últimos meses la situación ha empeorado, pues las instalaciones son usadas para pernoctar por personas sin hogar con problemas de drogodependencia, llegando incluso a dejar comida, ropa y jeringuillas en la zona. La Inspección de Trabajo ha solicitado a Rivamadrid que resuelva el problema, pero la empresa pública no lo ha solucionado.

Gracias a la denuncia sindical a Inspección de Trabajo, Rivamadrid tomó algunas medidas: levantar vallas en determinadas zonas del recinto y poner un guardia de seguridad 3 horas al día. Pero las medidas son a todas luces insuficientes y el problema, como decimos no se ha resuelto.

Es evidente que cuando unas trabajadoras acuden al trabajo con miedo, reciben insultos, coacciones y amenazas, estamos ante un serio problema de seguridad y salud laboral. Nadie tiene porqué pasar miedo en su centro de trabajo. Nadie debe enfermar con cuadros de ansiedad y estrés por su actividad laboral. Por tanto, desde CNT y CGT exigimos a Rivamadrid y al propio ayuntamiento de Rivas que solucione definitivamente estos problemas que se sufren en el Punto limpio de la calle Fundición.

– Los vecinos y vecinas de Rivas no reciclan sus enseres para que nadie se lucre revendiéndolos en el «mercado negro».
– Las trabajadoras de Rivamadrid no tienen que soportar miedo, amenazas, estrés y ansiedad por hacer su trabajo.
– Las instalaciones del punto limpio no son un refugio para personas sin hogar y mucho menos un centro capacitado para tratar con drogodependientes.

UN PROBLEMA RECURRENTE.
El mismo problema de inseguridad y amenazas a trabajadores de Rivamadrid ya se ha vivido en otros espacios, como las zonas ajardinadas de Covibar, Parque Asturias o Parque Montarco. Algunos jardineros han trasladado a la dirección de Rivamadrid la necesidad de una actuación desde los servicios sociales del ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid para tratar la problemática de drogodependencia e indigencia que en ocasiones se vive. Sobre todo en los meses estivales, cuando algunos toxicómanos «acampan» en los parques y jardines ripenses más próximos a Valdemingómez donde acuden a consumir droga.

No obstante, consideramos más grave la situación de las trabajadoras del punto limpio, pues ellas no pueden irse para desarrollar su trabajo en otra zona.

La plantilla de Rivamadrid no tiene que asumir dentro de su actividad laboral el tratar con personas con problemas de drogodependencias, evitar la delincuencia en los puntos de reciclaje o solucionar la falta de vivienda de personas en situación de pobreza extrema. Por tanto, Rivamadrid y en última instancia el ayuntamiento de Rivas tendrán que tomar cartas en el asunto y buscar las soluciones adecuadas y definitivas, a través de los profesionales oportunos.

Desde CGT y CNT no dejaremos de apoyar a nuestras compañeras hasta que puedan desarrollar su trabajo con seguridad, tranquilidad y salud laboral.