“Nuestro objetivo es reducir el uso del coche, el tráfico de vehículos de motor de combustión y la contaminación en nuestra ciudad” ha declarado el alcalde Pedro del Cura.

Para ir consiguiendo esto, poco a poco se irán implementando medidas que inviten a los vecinos y vecinas a prescindir de los vehículos contaminantes. Algunas de estas medidas las ha ido relatando el alcalde esta misma mañana:

  • Se implantará una nueva señalítica de cara a la circulación.
  • Las calles (zonas de rodadura) se están señalizando con pintura ‘en zigzag’ que tiene un efecto de sensación de estrechamiento del vial y por tanto reducción de la velocidad.
  • Se está renovando todo el parque de bicicletas de ‘Bicinrivas’. Habrá muchas más eléctricas y se simplificarán los sistemas de uso.
  • Se irá imponiendo la ‘zona 30’ para prohibir la velocidad a más de 30 kilómetros.
  • Se están ampliando las zonas peatonales. Y otras previstas para aparcamiento de vehículos no se abrirán, como es el caso de la calle Lolo Rico, que ya está abierta a la circulación, pero está prohibido aparcar.
  • Se está instalando un circuito completo de cámaras para controlar la velocidad en las calles. Se difundirá una campaña que advierta de este tipo de controles y durante los primeros meses no se multará a nadie (solo se le advertirá). Después, a los infractores que superen los controles, se les multará por ello.

“Todo para conseguir una ciudad más cómoda, más segura y saludable”, ha dicho del Cura.