OPINIÓN

Todavía estamos a tiempo

Preservando la memoria histórica: el compromiso de Rivas con la democracia y la justicia social

La memoria histórica es esencial para el funcionamiento saludable de una sociedad democrática. Sin ella, un país corre el riesgo de repetir los errores del pasado, perpetuar la injusticia y la impunidad, y socavar los valores fundamentales de la democracia y los derechos humanos. Porque un país que no conoce su pasado no puede entender su presente.
En Rivas, esta memoria salpica todo nuestro término municipal a través de los vestigios de una de las batallas más brutales de la Guerra civil, la Batalla del Jarama. Restos de trincheras, búnkeres y refugios que hemos trabajado por conservar y poner en valor a través de políticas de recuperación y difusión de la memoria histórica, de intervenciones arqueológicas, con la creación de espacios conmemorativos o la organización de eventos culturales y educativos.
Y no se trata solo de restos históricos, la Batalla del Jarama es también la memoria de aquellos brigadistas internacionales que de manera completamente altruista viajaron a nuestro país desde otros rincones del mundo a defender la democracia española. Unos lazos de solidaridad que aún hoy se conservan en nuestro municipio, al cual acuden decenas de familiares de aquellos brigadistas para homenajear y mantener presente su memoria. Una memoria que es la suya y la nuestra, que traspasa fronteras y que no sería posible sin el trabajo que llevan a cabo entidades ripenses como Jarama 80, cuya labor quiero aprovechar para agradecer.
Pero memoria es también recordar a todos aquellos hombres y mujeres que sufrieron persecución, encarcelamiento, exilio o fueron condenados a pena de muerte por motivos políticos durante la dictadura de Franco. Y memoria es seguir impulsando los valores de aquella II República que promovió la justicia social, la democracia, la libertad y el laicismo. Unos valores innovadores para su época pero que a día de hoy siguen plenamente vigentes. En Rivas, llevamos más de 30 años promocionando y defendiendo esos valores, manteniendo un compromiso activo con la educación, la participación ciudadana, la defensa de los derechos humanos, la igualdad, el diálogo y la pluralidad.
Porque frente a discursos como el que nos encontramos recientemente en comunidades como Aragón, Valencia o Castilla y León, donde gobiernos del PP y Vox impulsan leyes antimemoria en un intento de blanquear el franquismo y atacar a las víctimas, en este municipio sabemos que honrar la memoria es un acto de justicia y reconocimiento a quienes lucharon por la libertad y la democracia en tiempos oscuros.

¡Difunde la noticia!