En este Pleno de octubre nuestra ciudad se ha declarado libre de trata y de violencias sexuales y ha solicitado su adhesión a la red de ciudades libres del tráfico de mujeres, niñas y niños destinados a la prostitución. Así lo han acordado todos los grupos políticos de nuestro Ayuntamiento en una declaración institucional.

La explotación sexual es un fenómeno específico de género, ya que la abrumadora mayoría de las víctimas de esta lacra son mujeres y niñas, mientras que los demandantes son habitualmente hombres. La prostitución y la trata de mujeres son la manifestación más cruel y violenta de la desigualdad estructural que existe entre mujeres y hombres y de la feminización de la pobreza. En España, en torno al 90% de las mujeres que se dedican a la prostitución son pobres.

La trata de seres humanos con fines de explotación sexual y la prostitución son dos fenómenos que no pueden desvincularse. La trata existe porque hay una alta demanda de prostitución que la convierte en una actividad muy rentable para las mafias y para los proxenetas.

Los datos en España son terribles: el INE estima que la prostitución y la trata generan unos 4.100 millones de euros al año, una cifra que esconde el sufrimiento de miles de víctimas.

Los últimos datos publicados por la Oficina de las Naciones Unidas y la Unión Europea indican que las mujeres y niñas representan el 71% de las víctimas detectadas en todo el mundo y el 80% de las víctimas identificadas en Europa occidental. El 95% de ellas acaban explotadas en la prostitución.

La sociedad tiene una importante tarea por delante, la de tomar conciencia de que comprar servicios de prostitución favorece a las mafias. Y basta ya de decir que la prostitución es la profesión más antigua del mundo. También lo era la esclavitud y se abolió. Debemos acabar con esta lacra, que es la manifestación de violencia más cruel y mezquina contra el ser humano.

La igualdad entre mujeres y hombres continuará siendo inalcanzable mientras se compren, vendan y exploten a mujeres y niñas. Debemos construir una sociedad donde los cuerpos de las mujeres y niñas no sean objetos de consumo. Una sociedad igualitaria será siempre una sociedad más libre.

Para los y las socialistas, perseguir y trabajar para erradicar la explotación sexual es una prioridad y defendemos que su abordaje no puede desligarse del fenómeno de la prostitución, porque es la demanda de prostitución la principal causa del aumento de la trata de mujeres y menores.

En nuestro reciente 40º Congreso, nos hemos declarado un partido abolicionista de la prostitución. Y así lo recoge nuestra ponencia y el compromiso de nuestro secretario general y presidente del Gobierno, en impulsar una ley integral contra la prostitución y la trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

Mercedes de la Torre Jiménez Secretaria de Igualdad de la Agrupación Socialista de Rivas

 

También te puede interesar