Buscar

«El objetivo de la virginidad es el control social de las mujeres»

objetivo de la virginidad

Miriam Jiménez Lastra presenta en Rivas «La virginidad no existe. ¿O sí?».

La secretaria política del PCE de Rivas, Yasmin Manji, presentó en La Seta Roja a Miriam Jiménez Lastra, autora de «La virginidad no existe. ¿O sí?», ensayo publicado en la editorial «En el mar».

Miriam Jiménez Lastra se dió cuenta de que «la producción cultural de la clase obrera es incompatible con el capitalismo». Por ello, dejó su trabajo remunerado, revisó su trabajo de final de grado y se puso a convertir esa investigación en un relato intimista que huye de términos académicos innecesariamente enrevesados, para que el conocimiento pueda ser divulgado a todo el mundo.

«Fui feminista antes que vegana», cuenta la autora, conocida como influencer vegana y de divulgación sociológica, que pensó en empezar por aquello que le gustaría que le hubieran contado y que es lo que ha trabajado como socióloga.

La autora narra distintas vivencias de ese «todas» las mujeres, ese «pudor» que afirma que le sigue atravesando, pese a su conciencia feminista, pero que cree que hay que combatir. El concepto de «virginidad» es heterosexual y coitocentrista, por lo que no tiene en cuenta otras realidades, como las del colectivo LGTBIQ+. Incluso, denuncia la autora, algunos ginecólogos no tienen en cuenta las prácticas de las lesbianas o hacen prácticas cuestionables precisamente por esa mitificación de la virginidad «traspasando lo cultural y llegando a lo médico».

La importancia de los mitos

Los mitos tienen que ver con la visión del sexo. «El objetivo de la virginidad es el control social de las mujeres», afirma Miriam, en una sociedad patriarcal. Algunos de los testimonios recuperan «la voz de la juventud» con frases de jóvenes entre 20 y 28 años, que consiguió recopilar de grupos diversos (en religión, nacionalidad, ideología, orientación sexual, etc…).

«No hablo del pañuelo, ni de realidades que no me corresponden», explica Miriam. Considera que el machismo ya es suficientemente grande en relación a su propia cultura, como para abordar otras que conoce menos.

La primera relación sexual no tiene por qué ser dolorosa o producir sangrado en las mujeres, cuenta la autora desmontando mitos comunes sobre la virginidad. «Si eso se produce, puede ser una señal del cuerpo de que es una relación que no queremos tener o una práctica que no queremos hacer o para las que no estamos preparadas aún», advierte la socióloga.

El último capítulo aborda el consentimiento porque, precisamente en esas primeras experiencias sexuales, se producen muchos abusos y violaciones. «Este libro tiene mucho de educación sexual», explica Jiménez Lastra. Algo especialmente importante cuando las primeras relaciones se producen -recuerda la autora- con 11 años y, con penetración, a los 15 años de media. La autora recomienda la lectura del libro a partir de los 16 años.

«Hay todo un entramado capitalista que hace negocio con la virginidad», denuncia también Miriam Jiménez, recordando que objetos como los «anillos de castidad» (popularizados por artistas de Disney como los Jonas Brothers) se vendieron en la revista adolescente SuperPop.

Por no hablar de las operaciones quirúrgicas de reconstrucción del himen. «Son membranas flexibles, algunas mujeres incluso no tienen o no se rompen con la actividad sexual», explica la socióloga.

Sobre los hombres, la autora ha destacado que «el patriarcado es una jaula que ellos han creado y que también les encierra».

Más de una decena de asistentes asistieron a la presentación ripense. «Espero que el libro os sorprenda, que os dé rabia y que ayude a que repensemos cómo nos relacionamos respecto al sexo», concluyó Jiménez Lastra.

¡Difunde la noticia!