Nueve de cada diez familias encuestadas por el XII Barómetro de las Familias en España considera que existen “cambios en la autoestima de los jóvenes como consecuencia de seguir a ‘influencers’”, lo que se suma al impacto que tienen Internet y las redes sociales en la imagen de los menores.

Es una de las conclusiones del estudio, realizado por la empresa de investigación GAD3, mediante una encuesta online a 1.002 hogares de toda España. María José Olesti, directora general de The Family Watch, destaca el papel que desempeñan algunos los ‘influencers’, un colectivo “que no deja de ser el grupo de dependencia para nuestros menores y, por tanto, una de las grandes preocupaciones de las familias”.

Además, todo lo digital afecta tanto a la salud mental como a la imagen de los más jóvenes. Como destacó Olesti, “el entorno digital las redes sociales e Internet, un aumento del ‘bullying’ en los colegios y la baja autoestima” hoy preocupa a las familias y, “especialmente la exposición de los datos personales en este entorno digital”.

Como consecuencia, esa sobreexposición de la propia imagen produce “alteraciones en la autoestima el propio aislamiento social” del adolescente, lo que se agudiza por la “incapacidad que tienen, fruto de su propia inmadurez, para poder filtrar contenidos”. Todo lo que tiene que ver con la imagen “preocupa especialmente a las familias”, según The Family Watch, que considera que la autoestima de los adolescentes, en “caída libre”.

Por otra parte, el 57% de las familias piensa que la publicidad muestra a los niños de forma adulta, y casi la mitad (46,5%), cree que da una” imagen hipersexualizada, especialmente de las niñas”. Casi un 60% de los entrevistados considera que “son las propias familias” las que deben ayudar a reducir el impacto de las redes sociales en los jóvenes.

“Es por tanto necesario aumentar una legislación que de alguna manera regule más firmemente toda la publicidad donde aparecen menores”, señala María José Olesti.

SERIES, TV E IMAGEN

Además, el 54% de las familias españolas considera que “poco ayuda” la proliferación de series y programas de televisión que no fomentan las relaciones sanas, y “que tan de moda está entre ellos”.

Por otra parte, el Barómetro concluye que 63% de las familias solicitan que se regule de manera adecuada la legislación de la publicidad en la que aparecen menores, sobre todo “porque consideran que la imagen que ofrecen de ellos es idealizada”.

Un dato “relevante” de este barómetro es que las familias consideran “que son ellas y sólo ellas quienes deben de gestionar el impacto que tienen las redes sociales en el entorno de sus propios hijos”. Casi el 80% de las encuestadas opina es que “es fundamental obtener esos ratos de comunicación abierta entre padres e hijos para que el uso de todo el entorno digital pueda ser una herramienta más para poder educar a sus hijos”, como subrayó la directora general de The Family Watch.