Ha sido un reproche constante de la ciudadanía a los políticos. De hecho, en el 15M se convirtió en uno de sus vértices de acción (en Sol gritaban: “No, no, nos representan”). Han pasado muchos años y los activistas han acabado formando parte de Gobiernos de los distintos estratos de la nación, pero cabe preguntarse si mantienen sus banderas de lucha o las han guardado en un altillo con tal de atornillarse a un sillón.

El pasado Pleno de Rivas nos desvela muchas respuestas en torno a un elemento clave en la política: la transparencia. Les explico, en cada uno de los plenos -que son mensuales- las formaciones de distinto color llevan iniciativas, que tienen posibilidad de ser apoyadas o no por el resto de opciones políticas. Es decir, la voluntad de los vecinos de Rivas que se ve reflejada en las urnas, se convierte después en la posibilidad de que los concejales hagan realidad las propuestas de las distintas formaciones.

Un detalle importante es que las iniciativas que son aprobadas no son vinculantes. Es decir, se les puede dar luz verde pero no tienen porque desarrollarse por parte del equipo de Gobierno; aunque lo lógico, lo higiénico democráticamente hablando, debería ser que si han sido aprobadas por los concejales, se dotaran y se desarrollaran con eficacia.

La respuesta a nuestra propuesta fue negativa, dijeron ‘No’ a que el vecino ripense tenga un acceso fácil a través de la web al estado del cumplimiento de las mociones. Algo que sí ocurre en otros muchos municipios de España. Incluso, investigando, descubrimos que lo hacen los del mismo signo político que ahora gobierna en Rivas. Y, por consiguiente, también dijeron ‘No’ a que se explicara a los grupos municipales las razones por las que no se desarrollan algunas iniciativas aprobadas por todos.

Para justificarse daban razones como que, por ejemplo, algunas de las propuestas incluyen obligaciones de otras administraciones o que no se requieren acciones concretas en Rivas. En efecto, esto puede suceder y los vecinos lo saben, pero también son capaces de entender un diagrama complejo en el que se puedan recoger estas excepciones. El objetivo es la transparencia; si tienen dudas, en Ciudadanos sabemos que preguntarán.

No podemos tomar a los vecinos por seres inertes, ellos quieren saber. Pero no solo cuando decidimos someterles a procesos de participación, que parecen tener un componente más publicitario por parte del equipo de Gobierno que el de encontrar elementos que representen las voluntades de los empadronados en nuestro municipio.

No podemos permitir que se olvide que las concejalas y los concejales que nos representan han sido elegidos por la ciudadanía, y por la tanto, se deben a ella. Esta debería ser razón suficiente para que todas las proposiciones y mociones aprobadas en el Pleno deberían de ser fiel reflejo del sentir de la sociedad y de los vecinos de nuestro municipio.

Hay que revertir una realidad producida por diferentes circunstancias: el actual grado de cumplimiento no es el deseable; es susceptible, evidentemente, de ser mejorado, y la información sobre esto es nula. Tanto es así, que este incumplimiento incluye a mociones cuyo contenido tiene que ver con la trasparencia en sí misma. Prueba de todo ello es que, ya en abril de 2018, se aprobó por unanimidad del pleno una moción presentada por Ciudadanos que pedía esto mismo y, habiendo pasado casi cuatro años, no se ha implementado. Ahora entendemos las razones.

Lo conclusión es clara: el objetivo del equipo de Gobierno es la oscuridad, terreno abonado para la confrontación, con divisiones simplistas basadas en conceptos opuestos como bueno y malo, arriba y abajo… En definitiva, crear una confrontación que nos llevará a alimentar los polos, alejando a Rivas de la política útil. No quieren un vecino bien informado, para ellos es un riesgo, significa la posibilidad de que  alguien que puede darse cuenta de que mucha de la actividad municipal se queda en papel mojado.

Por eso, desde Ciudadanos apostamos por la transparencia, por el cumplimiento estricto de las mociones y proposiciones. Lo vamos a continuar haciendo a pesar de los noes, porque significaría la puesta en valor del equipo de Gobierno, el Pleno y de los Grupos Municipales de la oposición. Pero, sobre todo, sería un gran cambio en las dinámicas actuales, dotando de un nuevo sentido a la acción política municipal. El que debe ser.

Jorge Badorrey portavoz de Ciudadanos Rivas