Se recuerda la prohibición de bañar a perros y mascotas en las fuentes ornamentales: sanción desde 750 euros.

Para evitar el abandono de animales exóticos en el medio natural y en las fuentes ornamentales de la ciudad, la empresa municipal Rivamadrid y la Concejalía de Mantenimiento de la Ciudad han colocado carteles informativos en algunos surtidores haciendo un llamamiento a la responsabilidad ciudadana para con los animales que adquiere. La suelta de ejemplares está prohibida por la ordenanza municipal reguladora de la tenencia y protección de los animales domésticos y de compañía, que lo considera infracción muy grave, con sanción de entre 2.401 y 15.000 euros.

Tanto desde Rivamadrid como desde la Concejalía de Transición Ecológica recuerdan la existencia del Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) de Tres Cantos (carretera de Soto de Viñuelas, s/n), que abre todos los días de 9.00 a 18.00, con teléfono de atención 24 horas: 91 276 06 26.

Muchos de los animales que se abandonan pueden considerarse especies invasoras, y constituyen la segunda causa de pérdida de biodiversidad, después de la pérdida de hábitats.

Por su parte, las especies exóticas son aquellas que se hallan fuera de su área natural de distribución. “No siempre consiguen instalarse y reproducirse en un hábitat al que en principio no están adaptadas. Cuando consiguen proliferar, extendiéndose por el territorio, causando daños al medio ambiente y al equilibrio con las demás especies, se denominan invasoras”, explican desde Rivamadrid. Algunas de estas especies llegan de forma no intencionada, mediante el transporte de mercancías, aunque también hay casos en que son comercializadas como mascotas que, al cabo del tiempo, al no ser especies domésticas, son abandonadas en el medio natural.

PROHIBIDO BAÑARSE EN FUENTES
Con la llegada del calor y de las altas temperaturas, desde el Ayuntamiento se recuerda, además, que el baño tanto de personas como animales en las fuentes ornamentales está prohibido y conlleva multa desde 750 euros.

Foto adjunta: Cartel advirtiendo de la prohibición de abandonar animales. M.F. TREJO