Buscar

Micro Abierto: 12 años de música en directo y de talento ripense

Sesión de Micro Abierto. / Fuente: Zarabanda

Un jueves al mes, la sala Marcos Ana se llena de artistas locales que actúan en directo para un público dispuesto a dejarse sorprender. Una cita cultural gratuita que volverá a repetirse el 29 de febrero.

Micro Abierto tiene todo para ser un planazo: música en directo, buena compañía y entrada gratuita. Pero es mucho más. Este programa de la Concejalía de Cultura lleva 12 años siendo una doble oportunidad. Los artistas locales dan a conocer su arte y los amantes de la música disfrutan descubriéndolo. En definitiva, se ha convertido en una cita cultural imprescindible para los y las ripenses.

La mecánica de Micro Abierto es sencilla. Se celebra un jueves al mes en la sala Marcos Ana del centro cultural Federico García Lorca (plaza de la Constitución, 3) y cualquiera puede actuar, basta con llegar 15 minutos antes (a las 19.45) y apuntarse en una lista. Tampoco falta la bebida. Tiene una barra solidaria que ahora gestionan organizaciones sociales de la ciudad. Cuando se apagan las luces y sube el primer artista al escenario, nadie sabe lo que va a escuchar. Esa es parte de la magia: dejarse sorprender y, simplemente, disfrutar de una rumba versionada, de una balada recién compuesta o de un poema que nunca habías oído. Aunque la música es la disciplina más frecuente, también hay espacio para la poesía, las ‘perfomances’, monólogos o microteatro.

Inicios en 2012

La primera nota de Micro Abierto sonó el 26 de enero de 2012. Un jovencísimo cantautor tuvo la idea de proponer al Ayuntamiento el formato que ya funcionaba con éxito en el café Libertad 8 de Madrid. 12 años después, ese muchacho es hoy un artista reconocido, Pedro Pastor,  y el espacio musical que ideó ha creado una comunidad de artistas locales cuyas historias se entrelazan. «El programa ha servido de espacio de intercambio, de promoción musical y de generación de actuaciones en conciertos locales. Los músicos de Micro Abierto han participado en las fiestas de los barrios, como Pablo Iglesias o La Luna, en conciertos del Pilar Bardem, como en las galas solidarias por las personas refugiadas, o en los especiales en la Casa+Grande», recuerda Ángela Vijández Salas, concejala de Cultura y Fiestas del Ayuntamiento de Rivas. Así es como esas pequeñas conexiones van tejiendo, hilo a hilo, la cultura local.

Canciones, inspiración y amistades

“La primera vez que fui a Micro Abierto fue hace 8 años. Lo vi anunciado en la revista municipal, acudí una noche y me convertí en un asiduo. Me encantó el formato, el enfoque y la gente”, recuerda Pepo, uno de los artistas que suele actuar. Durante las primeras sesiones, encontró diversión, talento y personas con las mismas inquietudes y la misma pasión. De esas noches sacó nuevas inspiraciones, colaboraciones entre compañeros y hasta dos bandas: The Blue brothers tribute band y Yes to All, un nombre que resume bien su filosofía: sí a (atreverse con) todo.

Pepo y Marisa actuando en Micro Abierto. /Fuente: cedida.

Marisa es la otra mitad de Yes to All y la voz que pone alma y dulzura a versiones de canciones como ‘No puedo vivir sin ti’ o ‘Chiquilla’. Cuando empieza a cantar, se hace un silencio entre el público que solo interrumpe algún suspiro o un “qué bonito”. Conoció a Pepo en una sesión y se hicieron compañeros y amigos. Para esta cantante, este programa es, sobre todo, un “espacio seguro”: “Puede parecer increíble, pero yo he tenido miedo escénico y Micro Abierto y su gente me han ayudado a sentirme cómoda y a superarlo”, explica. Hoy es ella la que transmite, a través de la música, intimidad y calidez a los espectadores cuando se sube al escenario.

Una plataforma de talento local

Nada de esto sería posible sin el trabajo de Daniel J. Díaz Sanz, animador sociocultural de la Concejalía de Cultura, que hace de ‘maestro’ de ceremonias cada jueves. Él presenta la sesión y contribuye a hacer posible esa sensación de seguridad y libertad que también enganchó a Ángel: “Yo tocaba en casa. No sabía qué nivel había, pero tenía claro que me daba menos vergüenza que tocar en otros espacios. Micro Abierto te da la oportunidad de subirte a un escenario y enfrentarte a un público”, asegura. Ese día en el que rompió el hielo le ha inspirado incluso una canción.

Micro Abierto también es un caldo de cultivo ideal para trazar sinergias, tal y como relata este vecino: “Un día conoces a una chica que canta estupendamente y haces una canción a medias o conoces a algún poeta y le pones música a sus versos”.

Los participantes del 12º aniversario de Micro Abierto. /Fuente: Facebook de Micro Abierto.

La concejala de Cultura resalta, en esa misma línea, el potencial de este espacio por el que han pasado más de 100 formaciones: «Ha funcionado como plataforma de artistas«. En estos años han pasado por este escenario talentos reconocidos como Amparo Llanos (Amparanoia), Luis Pastor, Carlos Pina (Panzer) , Alberto Pla (Boikot) , La Otra, Salvador Amor o Manu Clavijo. Así como de los emergentes La Vallekana Sound System, Víctor Lago, Multiversal, Los Pinreles, Matalauva ,Yo no las Conozco o Mousa.

Una «ventana abierta» a la expresión artística y social

Concha frecuenta Micro Abierto desde el primer día, cuando Pedro Pastor aún era “Pedrito”. Esta ripense veterana describe el espacio como “una ventana abierta”: “La música me ha apasionado toda la vida y aquí tú haces tu versión y la compartes con compañeros maravillosos, con la familia del Micro”, explica. Comenzó a acudir como espectadora, con la experiencia de haber hecho ya chirigotas con sus compañeros de la organización Guanaminos sin fronteras y poco antes de la pandemia de la covid-19 decidió subirse a los escenarios acompañada también de su hija. “Ahora acudo con las ‘Señoras antisistema’, que es el grupo que ha surgido en el 8M de Rivas. Tenemos un taller de canciones feministas y las interpretamos. Creo que si algo echo de menos es la presencia de más mujeres jóvenes».

Precisamente ese enfoque comunitario y el compromiso social son señas de identidad de este programa cultural. «Desde sus inicios se concibe como un espacio para la sensibilización con actividades contra la violencia de género, por el Día de los Derechos Humanos, por los derechos LGTBI, por la libertad de expresión, etc. En Rivas hay mucho arte y la participación ciudadana es una vía que garantiza el acceso a la cultura y el desarrollo cultural en el municipio», asegura Vijández.

Lo que ocurre en el escenario de Micro Abierto es mágico, pero lo que sucede cuando alguien toca la última nota y se encienden de nuevo las luces de la sala también. Las canciones y las conversaciones continúan y todos y todas vuelven a casa prometiendo que volverán el próximo “jueves de Micro”. 



¿Tienes un plan? Cuéntanoslo en ocioycultura@zarabanda.info

¡Difunde la noticia!