Buscar

OPINIÓN

Manifiesto 25N

Somos más y más fuertes, organizadas desde hace mucho tiempo y hoy, 25N, día internacional para la eliminación de las violencias machistas, salimos a las calles para visibilizar la lucha que todos los días sostenemos juntas. Mujeres, trans y cis, y disidentes salimos a gritar que #SeAcabó, que nuestra lucha es global, que vamos a plantarles cara y que tenemos la fuerza para cambiarlo todo.

Las violencias machistas no son anomalías del patriarcado, es el patriarcado Gritamos #SeAcabó porque los asesinatos machistas siguen aumentando. En lo que va de año, 93 mujeres han sido asesinadas. Pero no son sólo los asesinatos. Todas las violencias machistas son la base de la sociedad en la que vivimos. Por eso también gritamos #SeAcabó ante las violencias sexuales, ante la violencia infantil, familiar, laboral, ante la trata de personas, la violencia transfóbica, lesbofóbica, racista, gordofóbica y tantas otras que condicionan muchas vidas en todo el mundo.

Estas violencias golpean con más virulencia a las personas racializadas, a las personas en situación irregular, a las personas con diversidad funcional y neurodivergencias, a las personas en situación de sinhogarismo o a las personas con realidades queer.

Y, ante todo esto, somos miles y miles en todo el mundo gritando #SeAcabó Somos conscientes de que la fuerza que ha demostrado el movimiento feminista ha obligado al sistema patriarcal a rearmarse y reafianzarse con nuevas formas de violencia. Esta reacción patriarcal encuentra sustento en los medios de comunicación y en discursos y políticas que incluso niegan la existencia de la violencia de género. Ejercen otra forma de violencia: la violencia institucional. La Comunidad de Madrid y el ayuntamiento de Madrid son un claro ejemplo de un gobierno que legisla contra nuestras vidas. Los recortes a los servicios públicos y el desmantelamiento de los recursos son violencia institucional. Ante sus discursos y políticas, decimos #SeAcabó.

Apelamos a toda la sociedad, porque la lucha contra las violencias patriarcales es una lucha que nos atañe a todes. Necesitamos transformar esta sociedad machista, racista, individualista, ecocida, para construir una sociedad libre de violencias, basada en la igualdad y en el respeto a la diversidad, que permita vivir vidas dignas.

La nuestra es una lucha global.

Gritamos #SeAcabó contra todas las violencias que nos atraviesan en todos los lugares del mundo. Gritamos contra el extractivismo y los abusos sobre la Tierra y sus recursos, que afectan, como siempre, a los países más empobrecidos, que sufren el expolio de occidente.

¡Basta ya de ecocidio! Gritamos contra la persecución, en muchos casos hasta el asesinato, de activistas climáticas en todo el planeta. Berta Cáceres, desde los feminismos no te olvidamos, ¡sois semilla!Gritamos #SeAcabó contra las políticas coloniales que, para seguir alimentando la acumulación capitalista, empobrecen el Sur global, obligando a millones de personas a migrar cada año. Contra las políticas de extranjería y el negocio de las fronteras que convierten las rutas migratorias en condenas a muerte. La Unión Europea es responsable directa de cada hombre, mujer o niñe ahogade en el Mediterráneo. ¡Basta ya de necropolitica!

Gritamos contra el capitalismo bélico que condena a poblaciones de todo el planeta a vivir en guerra. Son más de 1.100 millones las personas que viven en territorios en conflicto, esto es el 14% de la población mundial. Y las mujeres, en las guerras, somos violentadas como castigo colectivo.

#SeAcabó que, en nombre de cualquier dios invocado por una ideología extremista que ostenta el poder, se nos arrebate nuestra dignidad e integridad como seres humanos completos y se nos relegue a ser feudo de nuestro tutor varón. Hermanas kurdas, afganas e iraníes, gritamos con vosotras: ¡Mujer Vida Libertad!

No nos olvidamos de nuestras compañeras saharauis, que siguen resistiendo y que son un ejemplo de lucha a pesar del abandono interesado del Estado español y de la comunidad internacional. ¡Sahara Libre de ocupación!

Y, por supuesto, gritamos #SeAcabó contra el fascismo, el supremacismo y el sionismo. Contra las ideologías racistas, contra las limpiezas étnicas, contra el sistema de apartheid, contra el colonialismo perpetuado por el Estado de Israel desde su primer año de existencia. Gritamos contra el silencio cómplice de la comunidad internacional y la impunidad que concede al genocidio. Contra el papel terrorífico de Estados Unidos y la OTAN en cada una de las últimas guerras, contra la actual masacre en Gaza. Hay más de 11.000 personas asesinadas, más de 4.500 son niñas y niños. Desde aquí las feministas gritamos que las vidas árabes importan. Que las vidas palestinas importan. ¡Viva la resistencia palestina! ¡Viva Palestina libre!

Respirad hondo: Las feministas tenemos un plan.

El feminismo es reparador y transformador. En él encontramos el espacio para abrazar nuestra vulnerabilidad y convertirla en fuerza colectiva para cambiarlo todo. Construimos un amor sororo desde el que dar la vuelta a lo aprendido para poner nuestras vidas en el centro, con todes y para todes. Apostamos por una educación sexual y por una justicia feminista en contra del punitivismo patriarcal. Como nuestras compañeras zapatistas, vamos despacio porque vamos lejos, como los caracoles, con el corazón en la Tierra.

Gritaremos #SeAcabó ante cada violencia. Porque somos resistencia, somos autodefensa, somos jauría organizada. Porque cada vez somos más y somos más fuertes, porque les jóvenes cada vez toman conciencia antes. Hemos conseguido mucho y vamos a conseguir más. Nuestro dolor por todos los asesinatos machistas nos empuja a seguir peleando para erradicar todos los tipos de violencia hacia todes. No nos resignamos, no vamos a poner la otra mejilla. No encendemos velas, prendemos fuego al patriarcado. No guardamos minutos de silencio, gritamos con toda nuestra rabia #SeAcabó.

Aquí estamos, aquí seguimos, así avanzamos. Mantenemos prendida la llama.

Asamblea 8M Madrid

¡Difunde la noticia!