Ayer domingo día 27 de marzo, en muchos lugares de toda España hubo manifestaciones de ciudadanos/as en defensa de la Sanidad Pública.

En concreto en Madrid, varios miles de personas recorrieron el Paseo de la Castellana, continuando por la calle Alcalá, hasta llegar a la Puerta del Sol. Era una importante manifestación en defensa de la Sanidad Pública y en contra de los recortes y políticas sanitarias de la Comunidad de Madrid. De las consignas más coreadas eran ‘Ayuso dimisión’, ‘la Sanidad Pública no se vende, la Sanidad Pública se defiende’, u otras referida a sectores concretos como ‘matronas mal pagadas, mujeres maltratadas’…

Al final del la manifestación se leyó un comunicado resaltando las políticas privatizadoras, las deficiencias en la Sanidad Pública y también propuestas concretas de solución.

MANIFIESTO

“SALVEMOS LA ATENCIÓN PRIMARIA”

La situación de la Atención Primaria continua en estado crítico. Hace ya 5 meses un grupo de profesionales de la Atención Primaria y de organizaciones profesionales, sociales y sindicales pusimos en marcha SALVEMOS LA ATENCIÓN PRIMARIA ante la conciencia de que la Atención Primaria se encuentra en una situación límite y que es necesario tomar medidas urgentes para garantizar no solo su supervivencia sino, sobre todo, su universalidad, calidad y accesibilidad.

Desde entonces, 115 organizaciones de todo el país y un número creciente de Ayuntamientos se han sumado a este empeño que entendemos es crucial para el buen funcionamiento de nuestra Sanidad Pública e incluso para el mantenimiento de un servicio sanitario de calidad para toda la población.

A pesar de las grandilocuentes declaraciones de intenciones, la Atención Primaria no ha mejorado significativamente en este tiempo, y muchos consultorios continúan cerrados, sigue predominando la atención telefónica, las elevadas demoras de muchos días e incluso semanas, cierres de dispositivos de urgencias, etc; porque las distintas Administraciones no están haciendo el esfuerzo necesario para solucionar estos problemas.

Por eso, se han desarrollado durante este tiempo numerosas movilizaciones por todo el país, de ámbito local, comarcal o autonómico, y hoy las organizaciones convocantes unimos esfuerzos y trabajo en defensa de la Atención Primaria, para salvar este pilar básico del sistema público de salud de la actual crisis que atraviesa.

Nuestras reivindicaciones son:

  1. Garantizar unos centros de salud abiertos, accesibles, próximos a toda la población y sin listas de espera.
  1. Dar prioridad a las consultas presenciales por motivos clínicos. Las consultas telefónicas y telemáticas deberán tener un papel no discriminatorio para personas mayores o con dificultades para manejar las nuevas tecnologías.
  1. Recuperar lo recortado en los últimos años, incrementando el presupuesto, hasta el 25% del total, aumentando un 10% el porcentaje dedicado a la Atención Primaria. En este sentido, habría que tener en cuenta la gran variabilidad entre Comunidades, de manera que no se prime a aquellas que han decidido destinar menos dinero, ni se penalice a quienes destinan más; por ello, se precisa que el esfuerzo presupuestario sea distinto en cada Comunidad y se reparta entre el Gobierno central y las Comunidades. Para ello, la necesaria inversión suplementaria debería repartirse entre las Comunidades y el Gobierno al 50%, en las primeras de manera proporcionalmente inversa al dinero que actualmente dedican y en el Gobierno teniendo en cuenta la población de cada una de las Comunidades.
  1. En cuanto a los fondos necesarios, las Comunidades deben cambiar las prioridades de gasto y/o incrementar la recaudación de recursos propios (por ejemplo, la desaparición de los impuestos de sucesiones y patrimonio, y las rebajas del IRPF). En el caso del Gobierno central existen los 1.088 millones de euros presupuestados y no gastados en 2021 para Atención Primaria, y los fondos europeos, además de la posibilidad de aprobar una partida extra para reforzar la Sanidad Pública.
  1. Todo ello permitiría incrementar el actual número de profesionales de Atención Primaria, unos 8.000 profesionales de la Medicina y 15.000 profesionales de Enfermería, que nos acercarían a las medias de los países de nuestro entorno y que serían necesarios para garantizar unos centros de salud abiertos, accesibles, que den prioridad a las consultas presenciales y próximos a toda la población y sin listas de espera. Sin olvidar un incremento de al menos 10.000 profesionales administrativos para las unidades de atención al paciente de los centros de salud y de la necesaria incorporación de nuevos profesionales a los equipos (Fisioterapia, Matronas, Trabajo Social, Salud Mental, Logopedia, Atención Temprana, Farmacología Clínica…), ahora no disponibles o sólo accesibles por derivación externa, y con inauditas demoras.
  1. Desarrollar la orientación comunitaria en los centros de salud. La orientación hacia la medicalización de la sociedad y la configuración actual de los equipos comporta que la Atención Primaria a veces carezca de la capacidad para desarrollar determinados roles. Se hace necesario trabajar con los agentes sociales (asociaciones vecinales, ayuntamientos, etc.) y aprender a colaborar con ellos en red para, por ejemplo, mejorar la atención sociosanitaria a personas mayores y a otros grupos vulnerables.
  1. Eliminar las trabas de acceso a pruebas diagnósticas y terapéuticas e incorporar una cartera de servicios óptima y homogénea en todas las Comunidades Autónomas, de tal modo que Atención Primaria tenga acceso a un catálogo completo de pruebas diagnósticas en las mismas condiciones que el resto de las especialidades.
  1. Mejorar la relación con el nivel hospitalario, potenciar los procesos asistenciales como base de la atención de salud, coordinados desde la Atención Primaria, incrementando su capacidad resolutiva.
  1. Transformar las áreas de salud para que se conviertan en el espacio para la integración de todas las actuaciones y actividades de salud. La población asignada a un centro de salud debe hacerse en base a una distribución territorial en zonas básicas de salud, lo que garantiza la equidad y favorece la incorporación e integración de otros valores: comunitarios, culturales, educativos…Y es que la proximidad a las personas posibilita el trabajo con la comunidad.
  1. Garantizar la participación y empoderamiento de la ciudadanía para la promoción de salud y la mejora de los servicios sanitarios.
  1. Se debe dotar a la Atención Primaria de los recursos necesarios y suficientes para realizar actividades formativas, docentes y de investigación, para conseguir niveles de excelencia.

Necesitamos que estas medidas se adopten de manera urgente para garantizar una Atención Primaria de calidad, universal y accesible para toda la población. Basta ya de promesas incumplidas.

Desde SALVEMOS LA ATENCIÓN PRIMARIA nos movilizamos hoy en numerosas ciudades de todo el país y nos comprometemos a continuar trabajando por conseguir una ATENCIÓN PRIMARIA universal, accesible y de calidad, porque somos conscientes de que nos estamos jugando no solo la Atención Primaria, sino también la Sanidad Pública y la salud de la población.

Continuaremos movilizándonos hasta conseguirlo 

SALVEMOS LA ATENCIÓN PRIMARIA

27 de marzo de 2022