Los votantes del PP son los que más diferente perciben su situación económica personal y la general

Por edad, destaca la diferencia en la percepción entre las personas de entre 35 y 44 años

 

Los ciudadanos que recuerdan haber votado al PP en las elecciones de 2019 conforman el colectivo cuya diferencia entre una percepción mala o muy mala de la situación económica general y una percepción similar de sus circunstancias económicas personales es más elevada.

Así se desprende del Barómetro de septiembre publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Un 69,4% de los españoles considera que la situación económica del país es mala o muy mala. No obstante, sólo un 25,5% de los ciudadanos cree que su coyuntura económica personal es mala o muy mala. Se trata de una diferencia de 44,1 puntos porcentuales.

Esta distinta percepción entre las circunstancias económicas generales y personales se pronuncia entre los votantes de algunos partidos políticos.

Así, un 86,6% de los españoles que recuerda haber votado al PP en las generales considera que España vive una mala o muy mala situación económica, pero esta valoración desciende al 24,5% cuando califica su coyuntura económica, con una diferencia de 62,1 puntos.

Sin embargo, la peor valoración la dan los votantes de Vox. Un 95,4% opina que la situación económica del país es mala o muy mala y hasta un 34,9% dice que sus circunstancias personales padecen la misma gravedad.

Los votantes de Ciudadanos se mueven, en cambio, en la línea de los del PP, pues un 85,9% califica la situación del país como mala o muy mala y un 26,9% hace lo propio de su coyuntura económica.

Por su parte, los votantes de los partidos que conforman la coalición de Gobierno tienen una visión más amable de las circunstancias económicas españolas. En el caso del PSOE, un 52,7% de sus votantes cree que la situación es mala o muy mala y solamente un 19,7% estima que sus circunstancias económicas son igual de graves. Se trata de una diferencia de 33 puntos.

En cambio, menos de la mitad de los votantes de Unidas Podemos (46%) cree que la coyuntura económica sea mala o muy mala, aunque la valoración de sus circunstancias personales es similar a la de los votantes del PP y Ciudadanos, pues uno de cada cuatro (24,9%) dice que se encuentra en una situación mala o muy mala.

SEXO Y EDAD

La percepción de la coyuntura económica general es ligeramente peor entre las mujeres, pues un 70,7% considera que la situación es mala o muy mala frente al 68,5% de los hombres que creen lo propio. Además, también tienen una peor estimación de su situación personal. Un 28,4% de las mujeres dice que sus circunstancias son malas o muy malas en comparación con el 22,3% de los hombres.

 

Por edades, son las personas de mediana edad los que presentan una percepción más diferente sobre la situación económica general y personal. Así, siete de cada diez (73,2%) ciudadanos de entre 35 y 44 años piensan que la coyuntura general es mala o muy mala, mientras que sólo dos de cada diez (23%) estiman lo mismo sobre su situación personal.

En cambio, la peor percepción de las circunstancias económicas la tienen las personas de entre 25 y 34 años (un 75,2% piensa que es muy mala o mala) o las de entre 45 y 54 años (74,6%). No en vano estos colectivos presentan una peor percepción de su coyuntura personal, pues los que la consideran mala o muy mala se elevan al 27,2% y al 26,2% respectivamente.

No en vano, los más jóvenes (entre 18 y 24 años) son los que tienen una visión más negativa sobre su situación personal, ya que hasta el 31,8% considera que su propia economía es mala o muy mala. En su caso, un 71,6% cree que la situación general es igual de grave.

Asimismo, los ciudadanos de mayor edad perciben las circunstancias económicas de una manera más positiva. Un 61% de las personas de entre 65 y 74 años cree que la situación general es mala o muy mala, un colectivo en el que sólo un 19,4% dice lo propio sobre su coyuntura personal. Entre los votantes de más de 75 años, un 62,5% califica de mala o muy mala la economía española y un 24,1% cree que sus circunstancias económicas son igual de difíciles.