Un numeroso gripo de personas se concentraron ayer jueves en los tres centros de salud del municipio. «Más enfermeras y menos banderas» coreaban algunas vecinas de Covibar, cuya indignación por las listas de espera y los problemas de atención sanitaria pudo más que la incomodidad de la lluvia.

Entre cánticos en defensa de la sanidad pública y gritos de «Ayuso, dimisión», los vecinos demandaron medidas de refuerzo de la atención sanitaria, entre las que destaca la reapertura de los servicios de urgencia de los centros de salud, que llevan cerrados desde marzo de 2020.

El colectivo de pensionistas ha estado presente en la convocatoria. José Manuel Martín, miembro de una de las asociaciones, ha recordado que las personas de mayor edad son usuarias habituales de la sanidad pública y que el colapso de los centros de atención primaria repercute directamente en la calidad de vida de nuestros mayores.

La situación de emergencia se suma a demandas históricas del municipio, como la construcción de un Centro de Especialidades y un cuarto centro de atención primaria que cubra los nuevos desarrollos urbanos de Rivas-Vaciamadrid.

La convocatoria se produce por el hartazgo del personal sanitario, cuya paciencia se agotó con las últimas declaraciones de Isabel Díaz Ayuso culpándoles de la situación de falta de médicos. «Esto es una pelea de mucho tiempo y continúa» exclamó uno de los manifestantes. La Plataforma «Rivas con la Sanidad Pública» ha hecho un llamamiento a continuar con las movilizaciones: la siguiente cita, el próximo lunes a las 18:00 horas, frente a los centros de salud.

«Están degradando el servicio, es una forma de preparar el terreno para más privatizaciones» afirmó uno de los manifestantes, Ramón Argelina. Este vecino también animó a secundar la concentración del próximo lunes: «Miremos, en conciencia, cómo está la sanidad ahora y cómo querríamos que estuviera el día de mañana cuando tengamos una urgencia y necesitemos ser atendidos».  (V. Rébola)

También te puede interesar