La juventud ripense ya puede probar la nueva instalación, que pone a prueba la habilidad con la bici o el patinete.

La juventud de Rivas disfruta ya de una de las instalaciones más modernas de la Comunidad de Madrid. PACO MARISCAL

Dubbies, mesetas, whip… Puede que estos conceptos sean totalmente desconocidos para la gran mayoría, pero la juventud ha sabido darles vida durante la inauguración del circuito de pump track el pasado viernes 25 de junio. Una fiesta deportiva donde jóvenes ripenses han podido rodar sobre sus vehículos para probar los elementos de la pista y pasar una tarde con sus amistades.

Miraras donde miraras, era imposible no encontrarse algunas de las cabecitas con casco que se movían impacientes de un lado a otro del parque esperando su turno. “¿Cuándo vamos a empezar? ¿Podemos entrar ya? ¿Puedo ir preparándome en la rampa?”, se escuchaba al comienzo de un evento que reunió a una gran cantidad de participantes con nervios por probar el nuevo circuito, situado junto al centro de recursos juveniles La Casa+Grande, en el Casco Antiguo (metro Rivas Vaciamadrid).

Este proyecto, elegido por la ciudadanía en el Presupuesto Participativo 2019-2020 y con una inversión de 40.000 euros, nace con la necesidad de crear una instalación para el mundo de la bici y otras disciplinas. Cada vez más juventud tiene a estos vehículos como afición, y es importante generar espacios como este que fomenten la cultura del deporte y se erijan en lugar de encuentro. “El ejemplo se puede ver hoy, que hay mucha juventud que se ha acercado con su BMX. Hay cultura ciclista en Rivas y queremos darle un espacio a la gente que quiere practicar con su bici de una manera diferente. Además de crear una ‘escuelita’ para que toda aquella persona que quiera iniciarse tenga un sitio donde poder hacerlo”, cuenta Raúl Casas, del proyecto municipal Deporte Joven, que coordina la Concejalía de Educación, Infancia y Juventud.

¿UNA PISTA DE PUMP TRACK?
Empecemos por el principio, ¿Qué es una pista de pump track? Se trata de un circuito cerrado que puedes recorrer con la bici o cualquier vehículo de skate, utilizando la inercia que ofrecen sus obstáculos para no tener que pedalear ni coger impulso. Se compone de elementos como los dubbies, pequeños montículos; las mesetas, elevaciones de cima plana, y los peraltes, zonas de curvas pronunciadas. El objetivo del circuito de pump track es aprovechar estos elementos para conseguir la inercia suficiente que permita rodar.

Está pensado para todo tipo de públicos y rango de edades: el único requisito, saber montar en bicicleta o scooter y tener ganas de pasar un rato divertido. “Nos podemos meter con bici BMX de dirt jump, bicis de montaña (mountain bike) o con otras disciplinas como el skate con todas sus variantes, ya sea cruiser o un longboard. También caben los scooters, siempre y cuando se tenga cuidado con no rozar con la parte metálica de abajo los labios de los dubbies y de las mesetas, ya que podría deteriorar la instalación”, aconseja Raúl.

APUNTAN MANERAS
Lo bueno de ser un circuito cerrado es que se respeta el turno de salida para que cada participante pueda transitar la pista a su ritmo de forma segura. Para algunos de quienes participaron en la jornada inaugural este no era el primer pump track que probaba. Y dejaron constancia del dominio con saltos y pasos de “un nivel más pro”, según sus propias palabras.

Es el caso de Enrique, que cuando tenía tres años se montó por primera vez en una bici, y ahora, a sus 12, se define como un apasionado de los pump track incapaz de dejar las pistas. “Antes de que abrieran este circuito iba a cualquiera. Abrían un circuito e inmediatamente iba a él. He ido a casi todos los que hay en Madrid. Ahora lo tengo más cerquita de casa y puedo practicar mejor”, asegura con la sonrisa aún dibujada tras aterrizar con éxito cada cabriola ejecutada en los obstáculos.

Mientras el primer turno de participantes termina de rodar por los dubbies, un segundo grupo espera impaciente por saltar a la pista. En él se encuentra Álvaro Fernández, quien a pesar de sus 11 años asegura haber probado bastantes pump tracks de la zona. Hoy estrena el de Rivas con su nuevo patinete, regalo de los Reyes Magos. “Tengo muchas ganas de probar las curvas y la doble. Quiero intentar varios trucos: el whip y el manual. En el whip, tengo que hacer girar la tabla donde apoyas los pies cuando estoy en el aire, y en el manual hacer un caballito en la meseta o en la doble”. Aunque no hay elevación que se le resista, Álvaro anima a disfrutar del circuito: “Si uno se pone las protecciones, al principio vas despacito y luego ya coges confianza”.

La apertura no solo ha atraído a amantes de esta modalidad. También supone la oportunidad perfecta para que jóvenes con dudas se atrevan a subirse a uno de estos vehículos. Como ha ocurrido con Pablo Beade, de 13 años. ”Yo empecé ayer a patinar. Un amigo mío me dijo que se había comprado un patinete. A mí siempre me había gustado, aunque nunca me había atrevido y he dicho: venga, me voy a animar”. Sus padres le compraron dos días antes su primer patinete. “Con la apertura de este tipo de instalaciones se anima a los chavales a usar estos vehículos. Ahora tenemos pensado venir casi todos los días, hay muy buen ambiente y los niños se lo pasan muy bien”, cuenta Sonia, su madre.

También se estrenan los hermanos Gonzalo y Vega Calle, ambos de 10 años (“¡pero para 11!”, aclaran). Al terminar su participación, Gonzalo piensa en los siguientes “trucos” que quiere practicar. “El circuito es sencillito. Parece muy difícil, pero las apariencias engañan totalmente. Mola mucho, es muy divertido y te lo pasas genial”, dice mientras mueve su bici de lado a lado.

Su hermana Vega le ha estado observando durante todo su recorrido. Hoy ha decidido no participar, pero ya tiene su bici preparada para acudir cada tarde a practicar su paso por la meseta, el elemento que más le cuesta superar: “Ahora que han abierto el circuito voy a venir más veces a practicar todo lo que no me sale, para ser igual de buena que los que están participando, o eso espero. ¡Pero yo vendré!”, asegura mientras ríe con su amiga Helena. “A las personas que dudan si venir les diría que prueben a montar, que siempre hay una primera vez. A lo mejor montas, te encanta y vienes más veces”, coinciden ambas.

PROYECTO FUTURO: ESCUELA
Cada vez es más popular entre la juventud iniciarse en el mundo del monopatín, el patinete, los patines o la bicicleta. Gracias a la creación de instalaciones como esta se generan espacios de convivencia para todo tipo de públicos. En Rivas estas disciplinas están cogiendo mucha fuerza, hasta el punto de que en el último Presupuesto Participativo, la ciudadanía ha solicitado la creación de dos pistas más de pump track de diferente nivel.

Concienciar respeto y fomentar la integración entre la juventud es una de las bases del deporte. Raúl Casas comenta la intención de seguir trabajando en este sentido: “A partir de septiembre, desde el programa de Deporte Joven vamos a sacar la escuela de mountain bike, con clases que impartiremos aquí en horario de tarde”.

Si aún no lo han hecho, las chicas y chicos ripenses ya pueden colocarse el casco y coger su bici o patinete, porque después de probar este nuevo circuito, no habrá obstáculo que no puedan superar sobre ruedas.