La Sección de Ecografía y la Sección de Medicina Perinatal, ambas de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), pidieron este lunes el máximo respeto a la legislación vigente con la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo ante la polémica sobre la posible aplicación de un nuevo procedimiento de atención médica en los casos de aborto en la Junta de Castilla y León.

Ante la posible indicación por parte de la Junta de Castilla y León de que la mujer se realice una ecografía 3D antes de abortar, los ginecólogos recordaron la necesidad de hacer un uso prudente del Doppler durante el primer trimestre de la gestación por los potenciales efectos térmicos y/o mecánicos indeseables sobre el embrión.

Por ello, hicieron hincapié en el derecho de la mujer a acogerse a la actual normativa donde están regulados todos los requerimientos para la interrupción voluntaria del embarazo.

Del mismo modo, recordaron que las ecografías, tanto 3D como 4D, no forman parte de la sistemática asistencial ni puede encontrarse ninguna recomendación para su práctica rutinaria, ni en protocolos-guías nacionales ni internacionales.

De hecho, explicaron que el uso de ultrasonidos convencionales (ecografía modo B y modo M) se considera seguro durante el embarazo. En fase embrionaria (hasta la 16 semana) se recomienda que la evaluación ecográfica del latido sea preferiblemente de manera visual.

FRECUENCIA CARDÍACA

La Guía de Práctica Clínica de SEGO sobre la Gestación precoz, del año 2021, recomendó que “la evaluación con Doppler solo debe ser realizada en el primer trimestre en aquellos casos en los que haya una indicación clínica específica” y “en la gestación temprana…. se recomienda utilizar preferiblemente el modo-M para determinar la frecuencia cardiaca embrionaria”.

Por su parte, la Sociedad Internacional de Ultrasonidos en Obstetricia y Ginecología (Isuog), en el año 2021 recomendó que en periodo embrionario (hasta la 16 semana) el Doppler espectral, color, power Doppler u otras modalidades de Doppler no deben ser utilizadas rutinariamente. En periodo fetal (de 11 a 19 semana) puede ser utilizado rutinariamente para ciertas indicaciones clínicas, como el cribado de trisomías y anomalías cardiacas.