Los colegios de Rivas han ahorrado el CO2 equivalente a más de 10.000 árboles

 

En 2019 (curso 2018/2019) el Ayuntamiento de Rivas puso el marcha el proyecto 50/50,

 

Según los datos globales disponibles, el ahorro en estos 4 cursos ha sido de 982 toneladas de CO2, lo que equivalen a 10205 árboles.

En el proyecto participan 10 colegios de primaria: Mario Benedetti, José Hierro, José Saramago, El Olivar, Jarama, Rafael Alberti, Victoria Kent, Los Almendros, Hans C Andersen y José Iturzaeta.

A pesar del aumento del precio de la energía, en ayuntamiento informa que el ahorro del curso 21/22 (57.000 euros) se mantiene respecto al curso anterior 20/21 (58.000 euros), que estuvo afectado por la combinación de la presencialidad y las clases online por la pandemia. Los ahorros de los años anteriores, aunque es difícil comparar dado que el primer año se empezó en enero de 2019 (47.000 euros de ahorro) y el siguiente curso, 19/20, finalizó en marzo debido a la pandemia (48.000 euros). El 50% del ahorro, en función del ahorro exacto de cada colegio, se entrega a los centros participantes y el otro 50% es invertido por el ayuntamiento para la mejora de los propios edificios escolares.

Analizando al detalle los consumos, destaca que en el curso 20/21 se dio un ahorro casi absoluto en gas. Esto, probablemente, se deba a que la obligación de tener las ventanas abiertas para ventilar las aulas fue asociado a no poner la calefacción. Evidentemente, tras la vuelta a la normalidad en el curso 21/22, aumentó el consumo de gas.En consumo mensual de electricidad se encuentra descendiendo desde hace tres cursos, con las necesidades diferentes en cada estación del año. Sin embargo, el consumo de agua ha aumentado durante el último curso.

 

50/50 desde los años 90

 

Los proyectos 50/50 comenzaron en distintos centros educativos en Alemania y, con el paso de los años, se ha ido implantando en toda Europa. Desde una metodología participativa, en la que toda la comunidad educativa sea parte del proceso, se trabaja hacia el ahorro energético. Así, el 50% de ahorro económico se entrega a la comunidad educativa en forma de premio y el otro 50% se destina a implantar más medidas de ahorro energético.

En el caso ripense, los ahorros se calculan sobre la media de los tres años anteriores.