Buscar

OPINIÓN

Rivas, una ciudad construida desde la memoria

Las trabajadoras de las escuelas infantiles: un ejemplo en la lucha feminista

Una de las luchas feministas más recientes en nuestra ciudad ha sido la de las trabajadoras de las escuelas infantiles, un colectivo que lleva años librando, en toda la Comunidad de Madrid, una batalla por unas mejoras en sus condiciones laborales, salarios dignos y el reconocimiento de su labor en la formación de nuestros niños y nuestras niñas.

Su justa reivindicación también es la de Rivas: una ciudad que ha defendido siempre una educación pública y de calidad, y las trabajadoras de las escuelas infantiles han sido una parte fundamental de este compromiso. Sin embargo, a pesar de su dedicación y entrega, se encuentran en una situación de desigualdad salarial y laboral que no se corresponde con la importancia del trabajo que desempeñan. Ellas son quienes acompañan a nuestras y nuestros peques en sus primeros años de vida, sentando las bases para su desarrollo integral. Son quienes les ayudan a descubrir el mundo que les rodea. Y pese a todo, muchas veces su labor es invisibilizada o menospreciada. No podemos olvidar cómo en tiempos de pandemia el propio consejero de Educación en aquel momento, Enrique Ossorio, no solo relegó esta etapa educativa a una mera labor asistencial, sino que aprovechó para suspender los contratos de gestión de los centros de educación infantil y eliminó su contribución económica en los convenios con los ayuntamientos.

Por eso, en la campaña de Marzo Mujeres, que este año pone el foco en los avances del feminismo, también hemos querido hacernos eco de la organización y las movilizaciones de las educadoras y las maestras del primer ciclo de educación infantil no sólo por la importancia de garantizar la calidad de la enseñanza de 0 a 3 años, sino de, además, acompañarlas en esta reivindicación por mejorar un convenio que lleva más de 10 años sin revisarse, lo que significa que llevan una década sin ver mejorados sus salarios y sus condiciones de trabajo. Esto es inadmisible en una sociedad que dice valorar la educación y los cuidados.

La lucha feminista va más allá de la reivindicación de los derechos laborales de las mujeres. Porque los pasos del feminismo benefician al conjunto de la sociedad y abarca todos los ámbitos de nuestra vida, como la educación. Es por eso, que las jornadas de puertas abiertas de nuestros centros educativos, que han comenzado este mes de marzo, previas al periodo de escolarización son una oportunidad para que las familias puedan conocer de primera mano el funcionamiento de los mismos y sus proyectos educativos a la hora de tomar la decisión de dónde estudiarán sus hijos e hijas. En este sentido, es destacable el trabajo realizado por nuestros centros educativos, por su equipo docente y por nuestra maravillosa comunidad educativa que empujan desde la escuela pública para seguir caminando hacia una igualdad real y continuar haciendo de nuestra ciudad un lugar amable, vivible y feminista.

Porque si Rivas es una ciudad mejor, lo es también por el avance feminista.

¡Difunde la noticia!