Las pensiones contributivas subirán en torno al 8,5% en 2023 con un coste estimado de 13.700 millones

 

Las pensiones contributivas subirán en 2023 en torno al 8,5%, lo que supondrá un coste aproximado de 13.700 millones de euros para la Seguridad Social, después de que el Instituto Nacional de Estadística (INE) haya publicado este martes el dato adelantado de IPC del mes de noviembre, que se sitúa en el 6,8%.

Con la reforma de pensiones aprobada el pasado año, las pensiones se revalorizarán automáticamente cada año con la media de la inflación general anual calculada en noviembre, una cifra que, tras el dato de IPC de noviembre, y a falta de confirmarse a mediados de diciembre, arroja una media de casi el 8,5%.

En la presentación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2023, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ya adelantó que estimaban desde su departamento que la subida de pensiones sería del 8,5% o del 8,6%. No obstante, los PGE no especificaban la cifra, ya que todavía no se conocía el dato de IPC de noviembre.

El dato de inflación de noviembre es el más bajo desde el pasado mes de enero, cuando fue del 6,1%. Por el contrario, el dato más alto de los últimos 12 meses se registró en julio, con un 10,8%.

Aunque en diciembre pueda producirse alguna décima de variación en el dato definitivo de inflación de noviembre, la media de los últimos 12 meses no diferirá mucho de ese 8,5%. Así, el coste estimado de esta revalorización para la Seguridad Social será de unos 13.700 millones de euros.

Esto supone que, por cada punto de revalorización, el esfuerzo será de algo más de 1.600 millones extra.