Desde el lunes 15 de noviembre, ya se puede admirar en el Centro Cívico de Covibar la obra escultórica “Las trece rosas”, de Goyo Salcedo, un conjunto de cuerpos femeninos realizados en metralla y acero inspirados en las trece jóvenes fusiladas durante el franquismo.

Gregorio Salcedo nació en Morata y se inició en la escultura al observar cómo su hermano mayor hacía mapas de España con trozos de yeso arrancados de las paredes. A partir de ahí, empezó a hacer figuras de madera con una navaja, que vendía o intercambiaba en los pueblos vecinos, muchas veces a cambio de comida. Hasta que, finalmente, dio paso a su afición por la escultura realizada con acero y metralla. Un material abundante en los olivares de Morata y alrededores, con el que modelar un tipo de escultura cargada de fuerza reivindicativa y de obligada y amarga denuncia, que no por ello deja de tener una fuerte carga poética y artística.

Melitón Qilez nos explica las razones y los objetivos de traerse esta importante obra al Centro Cívico de Covibar. Nos dice que en la exposición que ha permanecido durante casi seis meses, desde el 21 de abril hasta mediados de octubre, en el Centro Social de Covibar, ‘La batalla del Jarama. Arte nacido de nuestra historia’, una de las más importantes en la vida de la Cooperativa. En esta exposición faltaba el conjunto de las ‘13 Rosas’, y era porque “las tenía cedidas al Ayuntamiento de Morata de Tajuña”.

“Pero al Consejo Rector de Covibar nos parecía importante, poder mostrar a los vecinos y vecinas una obra tan emblemática como esta ‘Las 13 Rosas’, por eso, acompañado de Miguel Vázquez (antiguo concejal de Cultura del Ayuntamiento de Rivas), nos fuimos a hablar con Goyo Salcedo, que accedió gustosamente y una vez cumplido el plazo de cesión en Morata, nos hemos traído la obra completa para su exposición en el Centro Cívico de Covibar, así los vecinos del barrio, los de todo Rivas y otros visitantes podrán deleitarse con una exposición tan singular”, nos dice Melitón. Una vez acordado con Deborah Giménez, responsable Cultural en el Centro Social, solo nos quedaba conveniar las fechas y el tiempo que permanecerán expuestas el conjunto de esculturas, que será de un año en principio, prorrogable si Sal edo y el Consejo de Covibar así lo deciden.

Desde el Consejo Rector de Covibar, se están planteando hacer una presentación oficial e invitar a las autoridades municipales. Así como, colocar una urna para que los visitantes que quieran hacerlo, dejen sus comentarios sobre sus apreciaciones respecto a la misma y lo que significa.

Las Trece Rosas es el nombre colectivo dado a un grupo de trece jóvenes, la mitad de ellas miembros de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), fusiladas por la Dictadura de Francisco Franco en Madrid el 5 de agosto de 1939, cuatro meses después de finalizar la Guerra Civil Española. El 3 de agosto de 1939, la sentencia del fiscal del Consejo Permanente de Guerra encontró a las Trece Rosas como «responsables de un delito de adhesión a la rebelión».​

Las edades de las víctimas estaban entre los dieciocho y los veintinueve años. Las Trece Rosas fueron Carmen Barrero Aguado, Martina Barroso García, Blanca Brisac Vázquez, Pilar Bueno Ibáñez, Julia Conesa Conesa, Adelina García Casillas, Elena Gil Olaya, Virtudes González García, Ana López Gallego, Joaquina López Laffite, Dionisia Manzanero Salas, Victoria Muñoz García y Luisa Rodríguez de la Fuente. En realidad, las mujeres fusiladas fueron catorce, porque a las anteriores debe sumarse Antonia Torre Yela, fusilada el 19 de febrero de 1940. ​ Entre ese primer grupo de ejecutados también fueron fusilados cincuenta hombres, uno de ellos un joven de catorce años.

También te puede interesar