“Insistimos en la necesidad de respuestas consistentes que garanticen el bienestar de la población infantil y adolescente y también su seguridad, así como la seguridad de los propios profesionales”, subrayaron en dicho documento.

Los pediatras hospitalarios lanzan ahora una alerta sobre el impacto que está teniendo la situación sobre en el segundo nivel asistencial provocando la saturación de urgencias, esperas prolongadas y demoras en la atención.

De otro lado, la Asociación de Pediatras recordó que llevan padeciendo el abandono institucional “que ya se deja sentir en una mayor presión hospitalaria”, señaló. “Es necesario repetirlo: si dejamos que la Atención Primaria se colapse, asistiremos al colapso del resto del sistema”, refirió.

Para evitar esta situación, los pediatras exigen citas de un mínimo de 10 minutos de duración por paciente y, al menos, de 20 minutos en el caso de las revisiones del niño sano; la suplencia de todas las ausencias e incentivar las plazas de pediatría de difícil cobertura con una mejor retribución económica y horarios compatibles con la conciliación familiar.