El Tribunal Superior de Justicia de Madrid desestima un contencioso-administrativo interpuesto por una promotora contra el acuerdo del Pleno de paralización de licencias en el Cristo de Rivas.

Rivas Vaciamadrid, 17 de mayo. El Ayuntamiento de Rivas ha ganado en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid el recurso contencioso-administrativo interpuesto por Jarama Desarrollos Inmobiliarios contra el acuerdo del Pleno de julio de 2021 por el que se paralizaron las licencias urbanísticas en el sector Cristo de Rivas.

Los cuatro magistrados de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSMJ, que impone el pago de las costas procesales a Jarama Desarrollos Inmobiliarios, estiman por unanimidad que la actuación del Ayuntamiento respecto a la paralización de las licencias se ajusta a derecho.

Una vez vista y estudiada la sentencia, desde el Gobierno de Rivas señalan que esta decisión “no solo demuestra la correcta actuación del Pleno del Ayuntamiento, el máximo órgano de representación de la ciudad, sino que también ejemplifica ꟷexplicanꟷ que la vía judicial sólo servirá para alargar los procesos en marcha”.

De esta forma, el Gobierno invita a las promotoras, constructoras e inmobiliarias a que “opten por la vía del diálogo, dejando de lado las coacciones y las amenazas y respetando el trabajo del personal técnico, el equipo de Gobierno municipal y las decisiones que legalmente toma el Pleno”.

“Las empresas que quieren construir en Rivas ꟷapunta el Gobiernoꟷ deben además respetar las decisiones que democráticamente han tomado los vecinos y las vecinas de Rivas respecto a su planeamiento urbano”.

La paralización de licencias

 Durante el pleno celebrado el pasado mes de julio de 2021, el Gobierno ripense aprobó la suspensión cautelar de las licencias de construcción de viviendas en la zona conocida como Cristo de Rivas.

El objetivo de aquella moratoria era el de modificar el planeamiento urbano para redistribuir sus usos e intensidades. El alcalde de Rivas, Pedro del Cura, señaló entonces que “la ciudad, con los parámetros actuales, ya no es sostenible tal y como está diseñada, por lo que es el momento de ir dando pasos en la modificación del Plan General para adecuarla a los nuevos tiempos, sobre todo después de este año de pandemia”.

Esta suspensión cautelar fue definitiva tras el pleno del mes de noviembre, en el que se paralizaron todas las licencias urbanísticas en la ciudad tras la decisión tomada por la ciudadanía en una consulta popular de participación histórica (más del 82% se mostró favorable a paralizar el crecimiento urbanístico en el municipio).

Pese a esta resolución judicial, el Gobierno municipal quiere destacar su voluntad de seguir apostando por el diálogo y la búsqueda de soluciones, algo que ya se está realizando con la promotora que ha perdido este contencioso. “Nuestro propósito ꟷapuntan desde el Consistorioꟷ es el de agilizar al máximo el proceso para garantizar los planes de todas aquellas personas que quieran venir a vivir a la ciudad”.