Izquierda Unida quiere denunciar una vez más la deslealtad y el agravio contra la ciudadanía ripense que supone el incumplimiento de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid del acuerdo con el Ayuntamiento de Rivas para la utilización del Polideportivo Cerro del Telégrafo como centro regional de vacunación.

Este centro, que ha sido totalmente acondicionado en los últimos días para su puesta en marcha el 21 de junio, como se acordó con la Dirección Asistencial del Sureste, ha sido descartado sin comunicación alguna de esta decisión por parte del Gobierno regional. Esta decisión unilateral y grave falta de comunicación y lealtad institucional hacia el Consistorio ripense, que ya había destinado alrededor de 23.000 euros a los trabajos de preparación y hacia la ciudadanía de nuestra localidad, que se verá obligada como hasta ahora en su mayoría a desplazarse a otras localidades para la vacunación, demuestra también una preocupante falta de estrategia de salud pública ante el mayor reto sanitario al que nos hemos enfrentado en un siglo.

Este nuevo agravio contra las vecinas y vecinos de Rivas Vaciamadrid se suma a una lista que condiciona seriamente la calidad de la atención sanitaria a una ciudad de más de 90.000 habitantes. Recordemos que se trata de la única ciudad de este tamaño que no dispone, por decisión de los gobiernos del PP, de un hospital propio. Del mismo modo, Rivas no tiene en su territorio un centro de especialidades, obligando a desplazarse fuera de la ciudad a miles de vecinas y vecinos para la atención sanitaria, a pesar de que desde 2019 existe un protocolo de colaboración entre ambas administraciones por el cual, como con otras infraestructuras, el ayuntamiento ya ha cedido la parcela para tal fin y se ofrece a adelantar el dinero para la construcción. La puesta en marcha de este protocolo sigue en la mesa de la Consejería retrasando de forma injustificada la creación de este necesario centro de especialidades y condenando a día de hoy a Rivas a continuar con solamente tres centros de salud desde 2013 a pesar de su tamaño actual. A todo esto hay que sumar que desde el inicio de la pandemia se mantiene cerrado el servicio de urgencias de Atención Primaria de la ciudad, al igual que en toda la Comunidad, poniendo en riesgo aún más a los vecinos y vecinas de Rivas que tienen que recorrer decenas de kilómetros para recibir atención médica ante una emergencia, y que los centros de salud se encuentran con fuertes limitaciones de personal y funcionamiento, aspecto por el cual se han movilizado los trabajadores y trabajadoras en diversas ocasiones en los últimos meses y la ciudadanía organizada puso en marcha una plataforma en defensa de la sanidad pública.

Para Aída Castillejo y Manuel Castro, coportavoces de IU Rivas, “esta situación es insostenible, ya que tras haber informado a la ciudadanía de cómo se iba a realizar la vacunación, con la lealtad absoluta que ha mostrado Rivas con el gobierno regional para toda medida relacionada con la salud pública en pandemia, la ciudadanía ripense está recibiendo a cambio por parte del gobierno de Ayuso un agravio intolerable que nos sitúa como ciudadanos y ciudadanas de segunda ante la gestión regional de la pandemia por motivos exclusivamente de castigo político que nada tienen que ver con la salud de la población”.

 

 

También te puede interesar