Ayer dio comienzo en Rivas Vaciamadrid la ‘Uni de Otoño’ de Podemos. Durante cuatro días las y los asistentes reflexionarán sobre el momento sociopolítico, económico, medioambienta, sanitario, etc., que nos toca vivir, así como perfilar objetivos de futuro.

Los anfitriones de estas ‘Jornadas de reflexión’ es Rivas. “Gracias a que existe Rivas, donde muchos de la izquierda siempre terminamos acudiendo, y donde siempre somos bien recibidos. Gracias al alcalde, Pedro del Cura y a Vanessa Millán, teniente de alcalde y concejala de Transición Ecológica, también portavoz de Podemos Rivas.

Vanessa Millán fue la encargada de dar la bienvenida a todos los asistentes, “la política es involucrarse para conseguir una sociedad mejor y eso es lo que hacemos desde el gobierno de Rivas, integrado por todos los partidos de la izquierda, un gobierno que inicialmente lo constituimos los de Unidas Podemos. En Rivas trabajamos todos juntos, aportando un modelo y se nota que gobierna la izquierda. Nadie nos quitará la satisfacción y la sonrisa. Después invitó al alcalde a tomar la palabra, “en gran medida, gracias a él Rivas es lo que es”, dijo Millán.

Pedro del Cura afirmó rotundamente, “sin Podemos no hubiéramos llegado hasta aquí. Hoy ya hay un acuerdo de Presupuestos Generales – pareciera que se hubiera hecho para la inauguración de este evento-. Gobernar es graduar la utopía, estamos orgullosos de vosotros, de que podamos trabajar juntos y de como lo estáis haciendo desde el gobierno. Rivas es vuestra casa y siempre seréis bien venidos”.

Antes de los representantes de Rivas, había hablado J.Carlos Monedero, el presidente del Instituto 25M, y comenzó su intervención definiendo a la base social de Podemos como “la España que no avergüenza”, llamó a compatibilizar partido y movimiento, a conformar un “frente amplio” y “recuperar el elemento movimentista”, y a detectar “nuevos espacios que hay que pensar”. Dijo que “es hora de darnos un poco e cariño, después de todo lo que llevamos pasado. Nadie hace análisis y cultura como nosotros, otros hacen otras cosas con muchas banderas. Queremos dignificar nuestra lucha de hoy, inspirada en la de los que nos han precedido. Y hacemos un reconocimiento a Rivas, modelo de gestión y de servicios públicos”.

Después Monedero volvió a tomar la palabra, “nadie de aquí aparecerá en los papeles de los paraísos fiscales, aquí no nos alcanzarán con los huesos de aceituna, tampoco están los que votan equivocadamente…”. Aludió a los momentos en el tiempo que cambian la historia: revolución francesa, revolución rusa…, y de otros considerados ‘tiempos valle’ y este es uno de ellos, cuando estamos buscando los elementos que nos conduzcan hacia los nuevos cambios (ecologismo, desarrollo tecnológico, formas de comunicación, trabajo digital…), -lo que nos pasa es que no sabemos lo que nos pasa-, decía Ortega, y ahí estamos, sabemos lo que queremos hacer.

La coportavoz de la Ejecutiva de Podemos, Isa Serra, aseguró que “la Universidad de Otoño va a “proporcionar herramientas para tomar decisiones estratégicas en un momento determinante para el partido y para el país. La Ley de Vivienda “para los pies a los fondos buitre y acaba con el modelo de especulación salvaje que hasta el momento ha regido en el sector; una de las batallas centrales que afirmó que está dando Podemos en su afán de romper dogmas de la ideología neoliberal y de instituciones franquistas como la justicia. Estamos propiciando cambios concretos, pero queremos llegar más lejos, queremos golpear sobre elementos centrales para ir cambiando el fondo de las cosas, estamos rompiendo los dogmas del capitalismo (que la mujer tenga los mismos derechos no destruye nada, la subida del salario mínimo no pone en crisis la economía, tampoco la regulación del mercado inmobiliario, etc.)”.

La secretaria de Organización de Podemos, Lilith Vestrynge, justificó la Universidad de Otoño por la necesidad de combinar el pensamiento con la acción política, alertó contra el escepticismo y la desafección y llamó a “resignificar la política” y “politizar el futuro” sacando ideas de las jornadas. “Vivimos una gran desafección política, pero ya fuimos capaces de salir de esa apatía y ahora debemos volverlo a hacer, el debate reflexivo y organizador es una forma de engrandecer la sociedad. Defendemos el estado de bienestar, poder vivir felices y también politizados”.

Irene Montero fue presentada como ‘la mejor ministra de igualdad que ha tenido este país’. Ella dijo, “nos reconocemos juntas y en el trabajo de cada una para conseguir la transformación de nuestro país. A ningún otro partido se le ha hecho pagar tan brutalmente caro lo que plantean, como se nos está haciendo pagar a nosotros. Es cierto, nosotras hemos cometido un pecado y es creernos la democracia, son muchos los que no se la creen cuando huyen del país, llevan los dineros a paraísos fiscales o nos advierten de que ‘hay que votar bien’, o sea que les votemos a ellos. Somos una fuerza común que actuamos en común y queremos que los derechos de todas estén garantizados. No nos perdonan nuestra voluntad de poder, voluntad de Estado para cambiar las cosas. Quieren que nuestro paso por el gobierno sea efímero, temporal y que no se vuelva a repetir. Todas tenemos una función igual de importante, ocupemos el puesto que ocupemos, siempre será temporal. En este país no habría cambio posible sin la militancia de Unidas Podemos (dirigiéndose al alcalde de Rivas). La extremaderecha lo que defiende es la antipolítica, el miedo a todo (al cambio, al inmigrante, a exigir los derechos, aspirar a vivir mejor, etc.), lo que quieren es que pensemos en nosotros mismos, nos individualicemos sin interesarnos por nada ni por nadie. La vida es colectiva, saber vivir con la otra o el otro, resolver los problemas juntos, somos mejores cuando vivimos en común. Y reivindico la figura de Bibiana Aído que fue una mujer injustamente tratada por ocupar la cartera de Igualdad, por defender los derechos de las mujeres”, dijo.

Irene Montero, se emocionó al dirigirse a Ione Belarra, “quiero terminar agraciándole a Ione Belarra la valentía que ha tenido asumiendo la secretaria general de Podemos, lo bien que lo estás haciendo y por la negociación de vivienda y presupuestos”.

La secretaria general de Podemos y ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, ha puesto en valor el pacto para la ley de vivienda, que negoció personalmente durante meses, o el impuesto mínimo del 15% a las grandes compañías, pero ha remarcado sus limitaciones. “Nos hubiera gustado que ese 15% fuera sobre los beneficios reales de las empresas y no sobre la base imponible, y eso va a recortar los ingresos que puede llevarse el Estado”, ha apuntado. “Avanzamos. No tan rápido como nos gustaría, pero con paso firme”, ha señalado. Ha destacado también la inversión en dependencia, que suma 600 millones de euros extra este año, la ampliación de la financiación para la lucha contra la violencia machista, la extensión de las escuelas infantiles de 0 a 3 años o la subida de las pensiones mínimas y no contributivas. También ha criticado la situación del rey emérito y ha insistido en la postura de su formación al afirmar que el país “no se puede permitir” que Juan Carlos I no rinda cuentas ante la justicia y la ciudadanía.

Belarra denunció el neoliberalismo que, “trata de establecer que la sociedad es una simple suma de ciudadanos que compiten entre sí, alabó a los militantes de Podemos por su labor durante la pandemia y por financiar al partido de forma que ella pueda negociar la regulación del alquiler “con las manos libres”, sin favores debidos a las grandes empresas. Alabó también lo conseguido durante el liderazgo de Pablo Iglesias, entrando en el Gobierno y gestionando la crisis del coronavirus, y repitió su tesis de que en los próximos meses el Ejecutivo se juega su reelección. Para ello, los Presupuestos serían el primer paso, y aseguró que Podemos “ha hecho un buen trabajo”.

En todo caso, concluyó que “la pandemia ha acelerado el agotamiento del neoliberalismo”, pues “ha demostrado lo problemático que es debilitar los servicios públicos” y ha puesto en solfa las desigualdades. Y prometió que, igual que Podemos ha cambiado el panorama político, también “aspiramos a cambiar el poder judicial y también el poder mediático”.

La Universidad de Otoño está organizada por Podemos y el Instituto 25M, la fundación ligada al partido que preside el exvicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias. Él será el encargado de cerrar las jornadas, en un acto el próximo domingo en el que participará también Belarra. Será la primera vez que aparecen ambos juntos desde la salida de Iglesias de la política, el pasado mayo. La intervención de Iglesias, supone su regreso a un evento del partido.

También te puede interesar