Rivas nunca ha dejado de pelear para conseguir lo que nuestra ciudad merece. Un ejemplo es la conexión de la M50. Tras más de dos décadas reclamando esta infraestructura, imprescindible para nuestra ciudad y el desarrollo del Sureste de Madrid, hoy podemos decir que estamos a un paso de que sea una realidad. Si el año pasado lo cerramos con la inclusión por primera vez de una partida nominativa de seis millones para esta demanda histórica y vecinal en los Presupuestos Generales del Estado de 2021, en este hemos asegurado la financiación completa, estimada en ocho millones, para poder ejecutar la primera fase de las obras mediante un protocolo entre el Ayuntamiento y el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Todo ello, mientras la Comunidad de Madrid ni está ni se la espera. Vamos, como siempre y aún más latente desde el pasado 4 de mayo, como por ejemplo, que llevemos años reivindicando un transporte público digno y la respuesta de la Comunidad de Madrid siga siendo discriminarnos, manteniendo dentro de Rivas dos zonas tarifarias distintas, a pesar de los últimos cambios en el transporte público. Rivas es la única ciudad de la primera corona que sufre esta exclusión desde hace ya más de 30 años, perjudicando a su ciudadanía en función del lugar en el que resida. Por ello, desde el Ayuntamiento hemos planteado acudir a los tribunales para poner fin a esta injusticia.

Pese a todo, el Gobierno municipal no se para y continua trabajando sin descanso para desbloquear situaciones verdaderamente dramáticas como las que se viven en la Cañada Real, a tan solo 14 kilómetros de la Puerta del Sol. Rivas, con nuestro alcalde Pedro del Cura a la cabeza,  puso sobre la mesa la necesidad de un plan de realojos a tres años para dar respuesta a las familias de Cañada Real. Recientemente,  se ha logrado que fuera asumido en el Pacto Regional y ahora el Gobierno de España ha aprobado los cinco primeros millones para hacerlo realidad.

El final de este año lo afrontamos con la presentación de unos presupuestos, como siempre, ajustados a la realidad que vivimos para dar respuesta a las necesidades de nuestra ciudad. Además, tras la consulta vecinal, el Pleno municipal de noviembre aprobó la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para suspender las licencias de uso residencial. Ahora se abre un proceso participativo para que toda la ciudadanía pueda decidir el modelo de ciudad que quiere para el futuro. Tenemos la oportunidad de decidir colectivamente cómo, desde el presente, reorganizamos el desarrollo urbano para hacer frente a los retos que tenemos por delante: sostenibilidad, movilidad o igualdad, entre otras cuestiones. La realidad de las ciudades ha cambiado y en el diseño del municipio para las próximas décadas también tendrá que tener en cuenta el aprendizaje que la crisis sanitaria y climática nos ha dado.  Desde mi grupo municipal trabajaremos para que Rivas siga siendo esa ciudad amable de la que tanto orgullo sentimos y, por supuesto, continuaremos peleando junto a los movimientos sociales para mejorar todos los servicios públicos que Rivas merece y que el Gobierno regional nos niega sistemáticamente. Así que desde la prudencia, disfrutemos de estos días de fiesta que vienen, salgamos a pasear y a disfrutar de nuestras calles, de nuestros comercios y de la programación navideña de nuestra ciudad. Y, sobre todo,  cuidémonos mucho porque necesitamos de todas las mentes y de todas las manos para hacer posible este nuevo horizonte.  ¡Felices fiestas!

Aída Castillejo, portavoz del Grupo Municipal IU Rivas-Equo-Más Madrid

También te puede interesar