Hace 10 años…de la elección de Pedro del Cura como alcalde de Rivas Vaciamadrid

IU denuncia “el señalamiento del PP”

“Como para no… Sí, acepto el cargo”, respondió el 28 de mayo de 2014 un nervioso Pedro del Cura a la pregunta, retórica, del alcalde en funciones Fausto Fernández. Este “como para no” probablemente sea un resumen de todo lo vivido en los meses previos. Tanto en el Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid como en Izquierda Unida, organización que mantiene -aún hoy- la alcaldía de Rivas (en la persona de Aída Castillejo).

En Zarabanda, te contamos en profundidad la frenética historia que llevó al ex alcalde a ostentar el bastón de mando de nuestro municipio.

Informe de la Cámara de Cuentas

Para entender lo que pasó ese 28 de mayo de 2014 hay que retroceder un poco más, hasta el verano de 2013. En esos meses, la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid publicó el borrador del informe de fiscalización del Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid. El informe incluía sus dos empresas públicas: Rivamadrid y la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV).

Ante “las posibles deficiencias de control público y errores en la gestión de la Empresa Municipal de la Vivienda”, como lo denominó Izquierda Unida, la organización política propuso una serie de medidas en materia de transparencia. La organización estaba en ese momento encabezada por Pedro del Cura, también portavoz del grupo municipal. Sin embargo, el gobierno local lo presidía José Masa, de la misma organización política pero enfrentado al coordinador en las disputas internas por el poder en la formación de izquierdas.

IU Rivas no se dio por satisfecha con las medidas llevadas a cabo por el gobierno local y, a través de un comunicado público, solicitaba el 30 de octubre la municipalización de la EMV. Hasta ese momento, la empresa pública estaba siendo gestionada por una entidad privada. ”La EMV ha desarrollado durante la última década una gestión muy positiva, que arroja un total de casi 3000 viviendas públicas. Pero es cierto que la coyuntura económica y los diferentes problemas de gestión arrastrados en el último tiempo, como el anuncio de un ERE de su empresa gestora que dejaría en la calle a la mitad de su plantilla, requieren que de manera transparente se defina una estrategia global para la EMV”, decía el comunicado.

IU pidió dimisiones…

Ante la falta de respuesta del gobierno local, en noviembre Izquierda Unida aprobó una resolución en la que instaba al grupo municipal y a su gobierno a llevar a cabo las políticas aprobadas por la asamblea local. Nuevamente, no hubo respuesta por parte de la dirección de la EMV. Por la “gestión opaca, contraria a la política de IU y en clara rebeldía”, la asamblea local de IU exigió el 27 de noviembre las dimisiones del Presidente y el Consejero Delegado de la EMV. En aquel momento presidía la empresa pública Fausto Fernandéz, concejal en aquel momento y alcalde de la ciudad hasta 2003.  IU exigió “la dimisión de quienes han impedido con opacidad que estén ya aplicadas las medidas que IU ha aprobado hace meses para garantizar transparencia y rendición de cuentas por la posible mala gestión y deficiente control público”, manifestó el partido a la prensa.

… que el alcalde no asumió

El alcalde José Masa no cesó a los cargos que le solicitó la asamblea de IU Rivas, aunque sí dejó sin competencias a su concejala de Hacienda, Ana Reboiro, y al concejal de Educación, el propio Pedro del Cura. “La concejala de Hacienda ha sido purgada por pedir que se aclaren las cuentas de la EMV y debe ser restituida”, manifestó Izquierda Unida. El cese de Pedro del Cura de sus competencias fue calificado como un ejercicio de “represión” y “opacidad”. Posteriormente, el 99% de la asamblea de IU votaría a favor de la reprobación del alcalde José Masa en una asamblea convocada a tal efecto.

A principios del año 2014, apareció en la prensa una noticia acerca de la presunta unión de dos pisos de protección oficial (uno a nombre del coordinador de IU y otro de un familiar del mismo). La Comunidad de Madrid abrió expediente ante esta denuncia de infracción. Izquierda Unida denunció estas acusaciones como parte de una “cortina de humo”. Meses más tarde, la Consejería de Vivienda informaría de que “no se han encontrado indicios“ de la unión de dichas viviendas.

Comisión de investigación

De diciembre a marzo, una comisión de investigación trabajó en torno a lo recogido por el Informe de la Cámara de Cuentas. La conclusión principal de la Comisión, presidida por la oposición (el Partido Popular), fue que “la gestión de la EMV fue correcta”. La gestión de la EMV y el trabajo de la Comisión de Investigación fueron durante esos meses el tema central del debate político en el pleno municipal. Por ejemplo, la revista municipal de enero de 2014 incluyó un reportaje sobre “Lo que no cuenta la Cámara de Cuentas”. Además, los artículos de opinión de los tres portavoces (el popular Jesús González, el socialista Guillermo Magadán y del Cura por parte de IU) se centraron en este tema. El 20 de marzo de 2014 se celebró un pleno extraordinario para presentar el dictamen de la Comisión de Investigación.

Plan B para la EMV: préstamo a largo plazo

El pleno ordinario de abril de 2014 incluyó un punto en el orden del día para aprobar la solicitud de un préstamo por parte de la EMV, que ascendía a 1,1 millones de euros. Dicho punto fue retirado de la convocatoria, pero aprobó dos semanas después en un pleno extraordinario que solo incluyó ese asunto.

Sin embargo, este préstamo no salió aprobado por la mayoría absoluta de los 13 votos que había obtenido IU en las elecciones de 2011, sino que la mayoría de los concejales de IU votó en contra. La concesión del crédito salió adelante por 15 votos a favor: 4 de IU, 7 del PP y 4 del PSOE.

La ruptura del grupo municipal de IU se había consumado en dicha votación: José Masa, Fausto Fernández, Luz Matas y Marcos Sanz habían votado a favor; Yaiza García se ausentó por circunstancias personales y José Manuel Castro había dimitido con anterioridad. En cambio, una mayoría del grupo (7 votos, sumando a Pedro del Cura, Mª Paz Parrilla, Ana Reboiro, Raúl Sánchez, Sira Rego, Montse Burgos y Curro Corrales) rechazó la propuesta del crédito. Un voto de José Carlos Querencias, del partido local Ciudadanos de Rivas (CdR), se sumó a la bancada contraria a este «plan B» para la EMV. 

El plan B para la EMV

El concejal Marcos Sanz explicó que la petición de un préstamo a largo plazo respondía a que las condiciones que estaban imponiendo los bancos a corto plazo eran “leoninas”. Por su parte, Guillermo Magadán (PSOE) denunció la “fractura absoluta” del gobierno municipal y explicó el voto a favor de su grupo argumentando que, si no se aprobaba el préstamo, habría que devolver inmediatamente “un dinero ya gastado”.

Antonio de la Peña (PP) comenzó su intervención diciendo que su voto a favor se debía a una situación “esperpéntica” y sin un “modelo B” para garantizar las viviendas del VI Plan de Vivienda. Por su parte, Pedro del Cura (portavoz de IU) pidió la retirada del punto al comenzar su intervención. Del Cura denunció el progresivo aumento de la deuda de la empresa pública. “Este préstamo no tiene nada que ver con el VI Plan”, dijo del Cura.

Dimisión del alcalde

Tres días después de este pleno, el 12 de mayo de 2014, José Masa sorprendió a la ciudadanía ripense anunciando su dimisión, cinco meses después de que se lo pidiera su organización política. “Me siento muy orgulloso de haber contribuido a demostrar que se puede construir un municipio codo a codo con la ciudadanía, sin sectarismos y pensando siempre en el bien común. Pero sobre todo me enorgullezco de mis vecinos y vecinas”, manifestó Masa en el momento de su dimisión. Tras 11 años al frente de la alcaldía, “Rivas es una ciudad diferente”, quiso destacar el alcalde.

Automáticamente, Fausto Fernández pasó a ejercer de alcalde en funciones, tal y como indica la ley.  Al día siguiente de la dimisión de José Masa, dimitiría también Luz Matas. Por último, Fausto Fernández lo haría en octubre.

Se marcó la fecha del pleno de elección de alcalde o alcaldesa para el 28 de mayo. De cara a esta convocatoria, IU convocó una votación para que la militancia eligiera, entre los concejales que manifestaran su intención de presentarse, quién debía de ser el candidato de la organización que obtuvo la mayoría absoluta en 2011. “Entendemos que nuestros valores y nuestras normas de funcionamiento expresan que deben ser los y las afiliadas de IU Rivas quienes decidan qué compañero o compañera debe ser el próximo alcalde o alcaldesa de la ciudad“, informó IU Rivas. Tras el plazo señalado, sólo se presentó Pedro del Cura, que fue elegido por IU como candidato a alcalde.

Hace 10 años

Finalmente, el 28 de mayo de 2014 se presentaron dos candidaturas a la alcaldía de Rivas. Por parte del PP, Jesús Gónzález Espartero, tras la renuncia de la que había sido la cabeza de lista popular, Inmaculada Sánchez Ramos. Por parte de IU, Pedro del Cura, tras las renuncias (por mandato de su asamblea) de Yaiza García, Fausto Fernández y Mª Paz Parrilla. (Nota: Pedro del Cura fue el 5º de su lista electoral en 2011. La ley electoral requiere la renuncia de los anteriores miembros de la lista para la postulación como alcalde de quien no fuera cabeza de lista.)

Rafael González Espartero defendiendo su candidatura a alcalde.

González Espartero, en la defensa de su candidatura, denunció que “hemos tenido durante más de año y medio una parálisis del Gobierno municipal que no ha tomado decisiones, que no ha atacado los problemas de este municipio, que los tiene y serios”.

“Sí se puede”, se gritó desde el público al confirmarse que, con 13 votos a favor, Pedro del Cura era proclamado alcalde de Rivas.

El ya alcalde de Rivas Vaciamadrid comenzó con un agradecimiento a la “sufrida y luchadora militancia de Izquierda Unida”. También expresó su agradecimiento a los vecinos, a los trabajadores municipales y de Rivamadrid y a la gente “que confirma que el proyecto de Rivas, el proyecto de nuestra ciudad tiene mucho futuro”.

Una ciudad que garantice servicios públicos

En su discurso de investidura, Del Cura se refirió a la necesidad de entender la crisis económica que vivía el país en ese momento. “Ya no podemos pensar en utilizar las plusvalías que genera la gestión del suelo para redistribuir la riqueza entre nuestra ciudadanía”, dijo el recién electo. Definió el reto de “pensar en la necesidad de nuevas bases económicas para el desarrollo de esta ciudad, que garantice nuestros servicios públicos”.

“Para que sigamos siendo la ciudad del deporte, la ciudad educadora, la ciudad amiga de la Infancia, esa ciudad joven, luchadora por la igualdad, amante de la cultura, del compromiso con las emisiones ceros, la Rivas de la movilidad sostenible, pero también de la solidaridad internacional y de la participación ciudadana”, destacó Del Cura.

“Pero repensar la base de esta ciudad, en ningún caso, y repito, en ningún caso es renegar ni cuestionar todo el camino recorrido hasta hoy, sino ser conscientes de que ha sido por la valentía y el compromiso de esta ciudad, la que ha hecho que Rivas sea una ciudad hecha a sí misma, una ciudad diferente”, reivindicó Pedro del Cura en su primer discurso como alcalde.

«Democracia es distribuir el poder»

Aída Castillejo en el momento de aceptar el cargo de concejala, el 28 de mayo de 2014.

Explicó también cómo la participación ciudadanía iba a seguir siendo un eje estratégico. “La democracia para nosotros es mucho más que votar cuando toca: la democracia es distribuir el poder entre muchos para garantizar que las decisiones que toman que se toman sirven para proyectos comunes, sirven para el bien común”.

Ocho años más tarde, Pedro del Cura presentó su dimisión proponiendo a Aída Castillejo como siguiente alcaldesa. Casualmente, Castillejo tomó posesión de su cargo de concejala el mismo día en que Del Cura fue elegido alcalde.

10 años después de ese pleno, de las 25 personas que componían el mismo, permanecen cuatro de ellas. Por parte del PP, Janette Novo y Francisco Gallardo; Mónica Carazo por el PSOE y la alcaldesa de IU, Aída Castillejo.

Zarabanda ha hablado con Pedro del Cura para preguntarle, diez años después, cómo recuerda su elección como alcalde. La primera palabra que dice es «responsabilidad». «Me tocó liderar esta decisión de Izquierda Unida, de rendición de cuentas a la ciudadanía», recuerda Del Cura. Pedro del Cura explica que firmó una carta de dimisión, sin fecha, y se la entregó al responsable de organización de IU. Así, si su asamblea decidía su cese, sólo tendrían que poner fecha a la carta. «Ocupamos cargos de manera delegada, en nombre de IU», defiende el exalcalde. «Porque era IU quien se presentó a las elecciones y le pidió el voto a los vecinos», explica.

«Ese primer año fue especialmente duro. Municipalizamos la EMV y sacamos adelante el VI Plan de Vivienda», recuerda Pedro del Cura.

¡Difunde la noticia!

Noticias Relacionadas