Durante la clausura de las Jornadas de la Universidad de Otoño de Podemos, fue la primera aparición en un acto público de partido, de Pablo iglesias, desde que decidió apartarse del aparato institucional.

Pablo Iglesias, en su intervención hizo un relato muy acelerado sobre la reinstalación de la monarquía en España, algunas de las razones de que esto fuera así, el recorrido desde entonces hasta ahora y la conclusión o propuesta que sobre el tapete dejaba, que era su objetivo primordial.

Acaba de aparecer los resultados de una encuesta que ha hecho la Plataforma de Medios Independientes, preguntando a los/as ciudadanos sobre monarquía o república. Es la primera vez que se pregunta sobre este tema, “los medios de comunicación tienen vetado hablar sobre la monarquía, menos aún relacinándolo con república y con toda seguridad, tampoco comentarán los resultados de dicha encuesta”, “la idea de república se asocia con la necesaria regeneración democrática” decía Iglesias.

Los resultados de la encuesta, hecha contra viento y marea y casi con nocturnidad, arroja que el 39,4% de los españoles preferirían una república y el 31% seguir con la monarquía. Los indecisos son el 29,6%. Esto pinta un panorama claro para la izquierda, según afirma el exvicepresidente del Gobierno.

En la Constitución española son 42 veces las que aparece la palabra rey, incluso alguna vez aparece con el nombre de Juan Carlos I. Visto lo visto con el rey emérito, casar monarquía con regeneración democrática resulta un poco difícil.

Pero una cosa parece cierta, según Iglesias “si los mandos militares no consolidaron el golpe de estado del 23F, es porque estaba Juan Carlos, jefe supremo de los ejércitos y que representaba los intereses de la derecha y del antiguo régimen.

Desde el primer momento de la primera transición, había un consenso claro entre dos familias: la de Alianza Popular (con siete ministros de la dictadura) y la del Partido Socialista, ellos mediante la alternancia en el poder aseguraban los intereses de las derechas. Han estado siempre acompañados por Convergencia i Unió (controlada por la familia Pujol) y el Partido Nacionalista Vasco. El PSOE se define republicano, pero en un truco de malabarismo, también dice ser Juan Carlista (ahora Felipista).

Durante mucho tiempo ‘el rey campechano’ parecía, hasta afín al PSOE y esto daba estabilidad y seguridad a los intereses del capital. Mientras tanto, Juan Carlos usó todos los recursos y el trampolín de su cargo para hacerse tremendamente rico, ya que cuando accedió al trono no tenía nada (mordidas, comisiones, regalos, etc.).

Hoy el consenso se ha roto y las razones son varias: el desprestigio del rey y la corona, la irrupción de Podemos que rompe el bipartidismo y la presión del independentismo catalán que acaba con el estado de las autonomías. A esto hay que sumarle que, el partido bisagra creado para asegurar la alternancia, Ciudadanos ha resultado un fracaso.

Durante todo este tiempo, el elemento identitario de toda la derecha (económica, política, judicial, militar…), ha sido el ‘viva el rey’ de los jueces en la apertura del ejercicio judicial en Barcelona. Lo que principalmente les ha unido hasta ahora y ahora también, al PP, a Vox, al poder Judicial y a la cúpula militar es ese ‘viva el rey’, ‘viva el rey’, ‘viva el rey’…

De la misma forma, parece evidente, una vez conocidos los resultados de la encuesta, que la izquierda (Podemos, EH Bildu, Esquerra Republicana, Compromís, Mas País,…) se agrupen en torno a una España plurinacional, justicia social, diversidad institucional y lingüística, etc. Una identidad republicana.

Incluso, dentro del PSOE se va a plantear el debate interno (quiera la dirección o no) sobre monarquía o república, ya que siendo republicanos por definición, los militantes lo que dicen es “deberíamos ser republicanos alguna vez”, comenta Iglesias.

Feminismo y república son las dos identidades fundamentales de la izquierda en adelante…

JuanM del Castillo (del discurso de Pablo Iglesias)

También te puede interesar