Esta mañana, de 11:00 a 14:30, la Casa Feminista de Rivas se convierte en la anfitriona de una exposición artística que reivindica el movimiento “me too”.

Con el título “Por las que no tuvimos voz”, este proyecto impulsado por artistas locales como Marieta Fol dará a conocer sus obras. Su objetivo es visibilizar la situación en la que se encuentran las mujeres de Rivas-Vaciamadrid que sufren violencia sexual. La artista, cuyo nombre real es María Sanz, ha centrado su línea de investigación en las violencias sexuales que sufren las mujeres en una sociedad machista, en la pornografía como medio de enseñanza manchado de misoginia, el trauma sexual y un espacio público que se encuentra condicionado y limitado por el género.

La Casa Feminista de Rivas se encuentra en la calle del Crisol, número 3, y se consideró el espacio más interseccional y cómodo para una exposición de estas características. Las obras expuestas pertenecen a diversas disciplinas: escultura, fotografía, pintura y videoarte. Su hilo común, según la autora, es que “la lucha feminista nos brinda esperanza”.

Detrás de esta intervención artística, ha habido un proceso previo de investigación basado en los Relief Maps (mapas de relieve de la experiencia). En ellos se ha tratado de recoger la dimensión psicológica (emociones), geográfica (lugares) y social (identidades) de las vivencias de las mujeres del municipio. Los resultados obtenidos en las encuestas y a través de técnicas de Investigación Acción Participativa (IAP) han sido comunicados al Ayuntamiento para que puedan servir para elaborar propuestas que mejoren la salud y seguridad de las mujeres ripenses, especialmente las más jóvenes.