No existe la igualdad real, no es una realidad y por ello tenemos que trabajar para visibilizar el talento femenino y fomentar  la plena participación de la mujer en todas las esferas:  política, periodismo, justicia, empresa.

Tenemos  referentes que existen y que debemos seguir y emular. Se hace necesario reconocer las leyes que no son favorables a las mujeres porque se hicieron por hombres  sin perspectiva de género , e  identificarlas y denunciarlas para que se puedan dictaminar sentencias contra las mismas.

Actualmente tenemos la  primera jueza en presidir una Sala del Tribunal Supremo, en 200 años. La excusa de que las mujeres han llegado tarde a la política, a la justicia , a las esferas de poder en las empresas ya no se sustenta, está desactivada por la realidad. Un ejemplo real en la carrera judicial es que actualmente el  54% de los jueces en España son mujeres, con una antigüedad media de 18 años de trayectoria profesional y a pesar de ello en 200 años sólo hay una mujer presidiendo una sala del Tribunal Supremo, la jueza María Luisa Segoviano.  Falta voluntad para que las mujeres sean nombradas  en estos y otros  cargos altos de libre designación.

¿ Por qué hay tan pocas mujeres en las cúpulas?

Aún la sociedad ve a las mujeres con desconfianza en su capacidad, la  tradición machista todavía tiene un peso muy importante.

Para acceder a las esferas de poder en diversos ámbitos se exige tener determinado currículo con actividades ” extraescolares” como haber  impartido cursos, publicado artículos, escrito libros , organizando coloquios, etc.  Pero a un gran número de mujeres no les es posible porque adquieren fuertes responsabilidades familiares y no encuentran corresponsabilidad  en este terreno.

Falta de confianza en nosotras mismas. Para que una mujer sea candidata a acceder a estas cúpulas somos sometidas a escrutinios y pruebas , e instadas a preparar méritos más exigentes que para los hombres,  esto hace que algunas mujeres no soliciten estos puestos pese a que están perfectamente capacitadas.

Algunos ejemplos de la representación de la mujer en la historia reciente de nuestro país:

  • Federica Montseny,  1ª  mujer ministra en España en 1936.
  • Soledad Becerril,  2ª mujer Ministra con Calvo Sotelo en 1981
  • Hasta 1988 no hubo mujeres en el Consejo de Ministros. Estas fueron Matilde Fernández y Rosa Conde.
  • Al mismo tiempo, nunca hubo más de cuatro ministras en los gobiernos de  Felipe González y Aznar.
  • En el  gobierno actual  presidido por Pedro Sánchez más del 50% del gabinete de Ministros está ocupado por mujeres
  • Al principio de nuestra democracia sólo hubo 24 diputadas
  • En la actualidad nos gobiernan tres Vicepresidentas pero hasta 2004 nunca hubo una en España.
  • Hasta 2007 no se aprobó La Ley de Igualdad.
Otros datos de interés son que mientras el 53% de los abogados en España son mujeres  en los grandes despachos los puestos de responsabilidad los ocupan hombres. Existe la brecha salarial del 20 % con igualdad de puestos.
Existe una violencia física y psicológica en la pareja, también social en las agresiones sexuales , y laboral con la discriminación y acoso en el trabajo. Aparece en distintas esferas y hay que combatirlo.
El origen de esta desigualdad radica en que  no hay corresponsabilidad en la esfera familiar , las mujeres adquieren compromisos  familiares entre los 30 y 40 años y es a partir de este momento, y está  estadísticamente comprobado, que es cuando la mujer sufre un  parón en la carrera profesional y por tanto un desperdicio de su talento.

Esto me sugiere que avanzamos a paso muy lento , hemos estado regidas demasiado tiempo por leyes que han hecho los hombres.  Podemos recordar la frase que pronunció Clara Campoamor en una de sus intervenciones en el parlamento :  ” Dejad que la mujer se manifieste porque veréis que así no vais a poder seguir detentando este poder ” 

 

Autora: Mar Sánchez
 
COLECTIVO: La Corrala. Patio feminista.

También te puede interesar