Concha Naranjo, es una de las pioneras en el nuevo Rivas Vaciamadrid (Urbanizaciones), de las iniciadoras del asociacionismo en nuestra ciudad, y es la Presidenta de la Asociación Guanaminos sin Fronteras, ya va para casi quince años.

Concha es testigo de lo acontecido en nuestra ciudad en los últimos 35 años y la hemos pedido que nos cuente algunos de esos aconteceres.

PREGUNTAS

  1. Algunos apuntes ¿Cómo era Rivas cuando llegasteis los primeros vecinos y vecinas a las nuevas urbanizaciones?

Cuando llegué a Rivas era ya el año 1986, ya estaban los cimientos de luchas que los primeros pobladores del año 82 habían comenzado con el tema del transporte digno, colegios y no barracones o tema incineradora No, cortes de carretera, manifestaciones de protesta, etc. En ese ambiente fue cuando llegué al barrio y enseguida me enganché a estas. Me pareció un ambiente genial de mucha gente joven, con muchas ganas de cambiar las cosas y mejorarlas y a la vez con muchas ganas de disfrutar de la vida.

  1. ¿Cuándo empezaron a surgir las primeras experiencias asociativas, cuáles eran sus planteamientos y reivindicaciones…? Seguro que a muchos les gustará que se les recuerde, ¿puedes nombrarnos a protagonistas del entorno conocido?

Cuando llegué a Rivas ya existían asociaciones feministas como Clara Campo o El Colectivo La Luna, además del movimiento vecinal como las Asociaciones de Vecinos de Covibar o de Pablo Iglesias, o el Colectivo La Mala Uva que realizaban talleres para niños y niñas en las fiestas o proyectaban cine de verano, todo de forma voluntaria y gratuita. De este colectivo salieron muchos de los miembros de Guanaminos. Pero el movimiento asociativo creció, en mi opinión, cuando tuvimos un lugar físico en donde poder trabajar y reunirnos, como fue La Universidad Popular que se ubicó en barracones en la zona donde ahora está el Rivas Centro y el Auditorio Pilar Bardem. Dentro de las diferentes actividades que se ofertaban, de música, teatro, etc., también se ofreció un espacio en donde poder reunirnos y trabajar en temas de solidaridad y proyectos de desarrollo como fue El Aula de Solidaridad de la Universidad Popular, lugar al que acudimos personas interesadas y movidas por la justicia social y por dar visibilidad a situaciones de injusticia social, de las que se dan en diferentes lugares del planeta, analizar las posibles causas y soluciones que se podrían proponer y tomar.

  1. ¿Recuerdas algunos logros a destacar conseguidos por la actividad de esas personas y asociaciones?

 Del Aula de Solidaridad, y con algunas de las personas que pertenecieron a este colectivo, surgieron Asociaciones amigas como Rivas Sahel o XXI Solidario, con proyectos tan importantes como Vacaciones en Paz, por parte de Rivas Sahel o el apoyo a las Comunidades de Paz de San José de Apartadó en Colombia de XXI.

 Además de sensibilización, desde el Aula de Solidaridad, se plantearon charlas y se analizaron realidades como: Situación en el mundo árabe, Mujeres Afganas, el levantamiento de sanciones a Irak, la guerra de Yugoslavia, la situación de Cuba, apoyo al pueblo Saharaui o un encierro por la matanza en Chiapas, entre otras; también queríamos apoyar proyectos que iban surgiendo y atender problemas urgentes que se iban dando, temas como el huracán Micht en Centroamérica, medicinas para Cuba o antirretrovirales contra el SIDA infantil en Mozambique, por ejemplo. Necesitábamos hacer actividades que nos aportaran dinero para poder apoyar estos proyectos, una de ellas fue empezar a organizar entre nosotros ‘la fiesta de nochevieja’ con entrada, y todo el dinero que recaudábamos iba a un proyecto solidario, también a participar en el concurso de Chirigotas de Rivas. Juntábamos lo que recaudado en la fiesta y en las chirigotas para donarlo al proyecto que decidiéramos entre todas y todos.

  1. La Asociación Guanaminos sin Fronteras, es una de las más antiguas (que perduran) de las que hoy existen en el municipio, ¿por qué el nombre de Guanaminos sin Fronteras?

De una de las canciones con las que participamos en el ‘concurso de chirigotas’ fue como surgió el nombre Guanaminos Sin Fronteras y éste permaneció cuando nos registramos como Asociación en el año 2002, algunos años después de que empezáramos nuestra andadura.

  1. ¿Cómo se gesta Guanaminos? ¿Quiénes son los que la inician? ¿Cuáles eran sus planteamientos iniciales?

Estos primeros proyectos fueron a través de Médicos del Mundo, Asociación a la que pertenecía Inma Lahoz, la primera presidenta que tuvo Guanaminos, de la que hemos aprendido lo que es la solidaridad y el voluntariado de verdad. Siempre hemos trabajado directamente con las ONGs y organizaciones que están sobre el terreno y ubicadas en el lugar de los hechos.

  1. Parece que Guanaminos, al principio, no era una ‘asociación como tal’, ¿Cuándo ese colectivo decide constituirse como Asociación (ONG) y por qué?

El Aula también participaba en el Consejo de Cooperación de Rivas, donde se presentaban proyectos de desarrollo por diferentes ONGs y se valoraban aquellos a apoyar con el presupuesto que el Ayuntamiento de Rivas designaba ese año para dedicar a Cooperación al Desarrollo. Sólo podían participar Asociaciones registradas con nº de CIF, y es por lo que decidimos hacernos Asociación, participar en ese trabajo y apoyar proyectos más ambiciosos, como fue por ejemplo (uno de los primeros), la creación de una escuela infantil en Jenin-Cisjornadia, a través de los Comités de Mujeres Palestinas; la realización de Pozos de agua potable en Burkina Fasso o la compra de congeladores para enviar a Senegal a través de la Asociación de Mujeres Senegalesas, envío de material escolar y medicinas a Cuba, etc.

  1. ¿Cuáles son hoy los objetivos de Guanaminos?

Guanaminos no somos una ONG que solo se dedica a defender los Derechos Humanos de los pueblos empobrecidos y oprimidos, sino que es un colectivo que forma parte del tejido social de Rivas, está presente en todas las luchas del Municipio, en defensa de la sanidad y la educación públicas, dentro de los colectivos feministas, porque para nosotros y nosotras el ‘hacer barrio’ es fundamental, crear lazos entre asociaciones y colectivos que trabajamos en el municipio y aprender y crecer juntos. Esto un poco lo conseguimos o lo intentamos con las Fiestas Solidarias de la Pablo, que se celebran (excepto en tiempo de pandemia) a primeros de septiembre. En ellas participan muchos colectivos del tejido asociativo de Rivas: Asociaciones que ponen mesas informativas, grupos musicales, de teatro, de danza y un largo etcétera, muchas personas que hacen que ‘solidaridad, cultura y disfrute’ se unan por unos días.

No somos una asociación al uso, no tenemos cuotas y seguimos autofinanciando proyectos con las fiestas de nochevieja y participación en la muestra carnavalera, además de las Fiestas Solidarias de la Pablo, con la que llevamos 7 años en los que nos hemos centrado en apoyar a colectivos que trabajan con personas Refugiadas.

  1. ¿Puedes describir algunas de las acciones realizadas por esta Asociación?

La primera fue con CEAR, cuando aún no estaba encargada de repartir los fondos para Asilo y Refugio, a la que se había dejado sin subvenciones apenas, también a nivel estatal. Otra con PRODEIN pro derechos de la infancia en la Frontera de Melilla. Rivas Sahel. Pallasos en Rebeldía. Con los Comités de Salud Palestinos. EREC Equipo de Emergencias en Grecia. Holes in the border en Grecia, que trabaja con jóvenes de la calle. O con la Parroquia San Carlos Borromeo de Entrevías, que acoge a personas refugiadas.

  1. Se podría decir que Guanaminos es uno de los colectivos, de ámbito social, más numerosos de Rivas, ¿Cuánta gente integra hoy Guanaminos?

Cuando me preguntan cuántos somos, siempre digo que Guanaminos somos todas, porque lo único que se requiere es haber participado en alguna actividad que hayamos propuesto y la verdad es que en casi 30 años han sido muchísimas las personas que han sido guanaminas alguna vez, pero hay unas 40-50 o 60 personas, depende el momento y la salud, puesto que de los que empezamos ya todas peinamos canas, que son los que hacen que todo se lleve adelante, siempre aportando lo que cada una puede y quiere, claro. Lo que hace que llevemos tantos años juntos es la gran amistad, cariño y respeto que nos tenemos las unas a las otras, la tolerancia por bandera y el disfrute en lo que hacemos.

  1. ¿Sigue teniendo sentido un grupo tan heterogéneo como Guanaminos?

Aunque es un grupo heterogéneo, eso siempre nos ha enriquecido, pero lo que si tenemos todas en común es nuestro deseo de luchar por un mundo en el que todas las personas puedan tener una vida digna, con derechos y oportunidades, y que no depende del lugar en el que naces para que tu vida sea un infierno o todo disfrute.

En nuestras actividades siempre intentamos contar con colectivos y organizaciones de personas jóvenes, de manera que sean ellos y ellas, si así lo deciden, los que organicen estos eventos solidarios en un futuro próximo y creo que organizaciones del tipo de  Guanaminos siguen siendo muy necesarias y fundamentales, en donde todas somos iguales y fundamentales en la organización que es horizontal, donde cada persona aporta lo que puede o quiere y en el que los valores de igualdad, justicia y solidaridad sean lo fundamental.

Jornadas sobre Mujer e Inmigración celebradas en 2009

Participación de Guanaminos sin Fronteras en los carnavales de Rivas

Fiesta solidaria de apoyo al pueblo palestino

También te puede interesar