El sueño de la derecha: el deterioro de la sanidad pública y el resurgir de la privada

 

Estamos llegando a un punto donde la mayoría de la ciudadanía madrileña tiene terror a enfermar. Las citas para el médico de familia tardan semanas; para los especialistas, meses; para una intervención quirúrgica, más de un año. Los servicios de urgencia, cerrados o colapsados. La contratación del personal sanitario, paralizado, al igual que la inversión en más centros de salud u hospitales, al menos en Rivas. 

A muchas personas que nos preocupa el estado de los servicios públicos nos sigue aterrando que haya una mayoría de ciudadanos, ciegos, que siguen apostando por la derecha en la Comunidad de Madrid. Seguiremos aportando datos para que esa ciudadanía, cabreada por el deterioro de la sanidad pública, no sólo se queje en la redes, sino también focalice a los culpables y no les vote nunca más. Veamos:

La derecha se nutre, fundamentalmente, del apoyo de los más pudientes, de las grandes corporaciones, de un reducido número de personas que controlan no sólo la economía, sino también prácticamente la totalidad de los medios de comunicación. Así, con grandes engaños, van haciéndose hueco en el panorama electoral. 

Curioso que cuando la economía se deteriora, fundamentalmente porque grandes empresas deciden aumentar el beneficio a costa del 99% de la población, es cuando la ciudadanía se cabrea y busca en la derecha la salvación. Buena parte de la ciudadanía se cree las recetas de la derecha, aunque estén diseñadas, precisamente, por esas empresas causantes de las crisis. 

Como el gran ideario de la derecha es el cuidado de los beneficios de esas grandes corporaciones, muchas de ellas nutriéndose del negocio de los servicios esenciales, es vital para ellos que el Estado deje de financiar esos servicios públicos o  desvíe el erario público a esas corporaciones privadas. Poco importa que la mayoría de la población, que no puede pagarse un colegio u hospital privado, tenga que sufrir el deterioro de los servicios. Ya se encargarán de publicar en los medios de comunicación de su propiedad que la culpa la tienen los impuestos.

Un ejemplo palmario de la derecha que sueña con acabar con los servicios públicos, deteriorándolos y apoyando los servicios privados, es el gobierno de la Comunidad de Madrid presidido por la Señora Ayuso. Veamos:

En los presupuestos del 2022, Euskadi es quien más gasta en sanidad, unos 2.000 euros por habitante. A la cola en gasto sanitario se encuentran Cataluña, Andalucía, y Madrid, la última de la fila, con un gasto de 1.300 euros por habitante.

Los presupuestos sanitarios de la Comunidad de Madrid del 2022 son menores que los del 2019, a pesar de las pandemias y de las listas de espera.

Cataluña y Madrid encabezan también las listas de espera, con 800.000 pacientes en espera de ser atendidos.

A este coctel enfermo, hay que sumar que Madrid encabeza el desvío de presupuesto a la sanidad privada: 1.230 millones de euros, un 31% más que en 2020.

Es decir, el Partido Popular de Madrid, con la Señora Ayuso de Presidenta de la Comunidad de Madrid, está cumpliendo su sueño: deteriorar la sanidad pública, invirtiendo menos, no contratando al personal necesario y desviando más dinero a la sanidad privada. Las grandes empresas sanitarias deberían hacer un monumento a la Señora Ayuso y a su partido. 

En Rivas, todo esto lo sufrimos doblemente. El Partido Popular, desde los sucesivos gobiernos de la Comunidad de Madrid, hace décadas que mantiene su abandono sanitario y educativo de nuestra ciudad. Veamos:

Poblaciones con un número de habitantes similar a Rivas:

Torrejón, con 5 centros de salud y uno de especialidades.

Alcobendas, con 7 centros de salud y dos de especialidades.

Coslada, con 5 centros de salud 

Rivas, con 3 centros de salud, y ningún centro de especialidades.

Por eso es importantísimo que toda la ciudadanía ripense secunde las convocatorias de la plataforma por la sanidad pública en Rivas. Agradezco infinitamente a todas estas personas que se dejan la piel organizándolas. Seguro que al final lo conseguimos.

También quisiera dar un tironcito de orejas al gobierno municipal del Ayuntamiento de Rivas. Los medios de comunicación publican a bombo y plantillo fotografías del gobierno municipal poniendo la primera piedra o inaugurando el único hospital en Rivas, por supuesto privado. 

No es muy ético que el Ayuntamiento haga publicidad de un hospital privado, que será utilizado por personas pudientes, mientras la mayoría de la ciudadanía ripense seguirá en lista de espera. 

El Gobierno municipal cedió terreno público hace años para la construcción de un hospital público. El gobierno del PP en la Comunidad de Madrid, en este caso presidido por Esperanza Aguirre, prefirió llevarlo a Arganda, con la mitad de la población de Rivas, y con gestión privada. Aunque sólo fuera por esto, el gobierno municipal no debería seguir haciendo publicidad de un hospital privado en nuestra ciudad.

 

Les dejo con unas palabras de Sergio Fernández Ruiz, vicepresidente de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid :

 “En este contexto de crisis,  la gestión pública de la Sanidad es fundamental por los siguientes motivos: para orientarse a la consecución de niveles de salud y de satisfacción de todos; para corregir los fallos del mercado como la información asimétrica, la presencia de externalidades y la incertidumbre y variabilidad de las enfermedades, y sobre todo para mejorar la equidad social”.

José Manuel Pachón López