Que una enfermera vea que el permiso o la excedencia solicitada le es suspendida por ‘necesidades del Servicio’ es algo habitual en estas fechas. Contar así con enfermeras/os le sale gratis a los hospitales del Sermas que están acudiendo a este eufemismo ante la dificultad de contratar enfermeras/os de cara al periodo estival.

«La Consejería de Sanidad aduce que no hay enfermeras disponibles para contratar, pero no dice nada de las más de 3.500 enfermeras/os a las que no renovaron sus contratos Covid en abril por considerar que eran prescindibles», explican desde el Sindicato de Enfermería, que recuerda que la dificultad para contratar en verano fue uno de sus argumentos para oponerse al despido de estas enfermeras/os. Tampoco dice nada la Consejería sobre las enfermeras/os ‘castigadas’ y a las que no ofrecen contratos públicos por no cumplir alguno de los puntos de la Bolsa de Empleo.

La Consejería, a través de la Direcciones de Enfermería de los centros hospitalarios del Sermas, está recurriendo igualmente a promover los doblajes de las enfermeras (que trabajen mañana y tarde o tarde y noche) y así no tener que cerrar más camas de las 1.800 previstas en julio y otras tantas en agosto.

Doblajes que, en opinión de SATSE, no deberían permitirse por poner en peligro la seguridad de los profesionales y de los pacientes. «Hace años que SATSE Madrid advierte de la falta de enfermeras/os en Madrid y que las ratios enfermera/paciente son las más bajas de todo el Estado pero el Gobierno regional no ha hecho nada para solucionarlo. Con decir que no hay enfermeras/os lo solucionan todo», critican desde la organización sindical.

La alternativa para el Sindicato es sencilla, pagar más y mejorar las condiciones laborales que el Sermas ofrece a sus enfermeras/os, enfermeras/os especialistas y fisioterapeutas. «La Comunidad de Madrid cuenta con una de las retribuciones más bajas de todo el Estado lo que provoca que las enfermeras/os elijan otros Servicios de Salud a la hora de trabajar».

El nivel de vida en la CAM también es elevado por lo que, en muchos casos, no compensa trabajar aquí y, además, las condiciones laborales tampoco ayudan ya que las ratios enfermeras/paciente son de las más elevadas de todo el Estado y mejoras como las 35 horas, carrera profesional, especialidades, conciliación familiar, etc. no se aplican a todos los profesionales en nuestra región mientras que en otras muchas, sí.

El ejemplo más claro lo tenemos en el cierre de camas, 8.000 en toda España, que se debe en gran medida en la falta de enfermeras/os para poder mantener las Unidades abiertas. En Madrid se cierra casi el 23% del total de camas previstas en todos los Servicios de Salud, una cifra muy por encima de la media.

«La previsión ante un hecho que se produce año tras año ha sido ha sido ninguna, pero serán los madrileños los que tendrán que soportar la saturación de las Urgencias o la demora a la hora de abordar una intervención quirúrgica programada. La lista de espera volverá a dispararse y desde el Gobierno volverán a cargar la culpa sobre unos profesionales que se sienten maltratados y ninguneados por la Administración», finalizan desde SATSE Madrid.

Sindicato de enfermería SATSE