El salario de las personas con discapacidad es un 17,8% inferior al del resto de los trabajadores en España

La brecha entre ambos colectivos se incrementó en la pandemia

 

El salario bruto anual medio de los asalariados con discapacidad por cuenta ajena fue de 20.799,33 euros en 2020, un 17,8% menor que para las personas sin discapacidad pese a que dichos salarios aumentaron un 1,1% con relación a 2019.

Según los datos publicados este miércoles por el INE, pese a este incremento del 1,1% la brecha entre los salarios de las personas con discapacidad y el resto se incrementó el año de la pandemia, ya que la ratio salarial entre los trabajadores con y sin discapacidad fue del 82,2%, frente al 83,9% de 2019.

El salario por hora para las personas con discapacidad fue de 13,9 euros en cómputo anual, un 14,2% inferior a los 16,2 euros para las personas sin discapacidad.

La distribución salarial fue similar en ambos colectivos, aunque en el caso de las personas con discapacidad un porcentaje mayor de trabajadores se concentró en torno a salarios bajos.

En general, aunque las diferencias entre los niveles salariales de las personas con y sin discapacidad eran significativas, se reducían a medida que aumentaba el nivel salarial.

Así, las personas con discapacidad en puestos de ocupación altos (directores y gerentes; técnicos y profesionales científicos, técnicos intelectuales y de apoyo) redujeron sus diferencias salariales respecto a las personas sin discapacidad en los mismos puestos, pues la ratio salarial aumentó respecto a 2019, situándose en el 92,1%.

Por el contrario, en puestos de ocupación medios (empleados, artesanos y trabajadores cualificados) y bajos (operadores y trabajadores no cualificados) las personas con discapacidad ampliaron la brecha salarial respecto a 2019, disminuyendo la ratio al 96,5% y 82%, respectivamente.

MENOR BRECHA POR SEXO

Por sexo, el salario de las mujeres con discapacidad fue de 19.237,4 euros de media por trabajadora y año, mientras que para los hombres fue de 21.995,9 euros. El salario de las mujeres fue, por tanto, un 12,5% inferior al de los hombres, diferencia menor que en el caso de la población sin discapacidad (19% más bajo).

Además, se detectaron menos desigualdades salariales entre la población femenina con y sin discapacidad (el salario de las primeras fue un 14,7% menor que el de las segundas), que en el caso de los hombres (cuyo salario fue un 21% inferior en presencia de discapacidad).

Por grupo de edad, los trabajadores con discapacidad obtuvieron un salario inferior al recibido por quienes no tienen discapacidad para todas las edades. La mayor diferencia se produjo en el grupo de 30 a 44 años, con una ratio del 76,2%.

TIPO DE DISCAPACIDAD

Las mayores discrepancias salariales aparecen cuando se considera el tipo de discapacidad. Así, las ganancias más elevadas correspondieron en 2020 a personas con discapacidad física y otras, seguidas de personas con discapacidad sensorial, con salarios que superaron al salario medio de las personas con discapacidad en un 7,4% y un 5,5%, respectivamente.

En el extremo opuesto, los trabajadores con discapacidad intelectual y mental percibieron los salarios más bajos (13.705,9 y 16.979,7 euros anuales), inferiores en un 34,1% y un 18,4%, respectivamente, a la media del colectivo con discapacidad.

Atendiendo al grado de discapacidad también se observaron diferencias, aunque no tan acusadas. Los salarios oscilaron de 21.422 euros anuales en personas con menor grado, hasta 19.581,8 euros en las que tienen reconocido un grado mayor o igual al 65% de discapacidad.

Las personas con discapacidad presentaron en 2020 una tasa de actividad del 34,3%, más de 41 puntos inferior a la de la población sin discapacidad. La tasa de ocupación fue del 26,7%, menos de la mitad que en el caso de las personas sin discapacidad. Y la tasa de paro fue del 22,2%, superior en 6,8 puntos a la de la población sin discapacidad.