Además de la novela de Umberto Eco, el Péndulo de Foucault es el famoso experimento del científico francés en el que colgó una bala de cañón con un cable desde la cúpula del Panteón de París, pudiendo comprobar la rotación de la tierra.

El plano de oscilación del péndulo gira, supongo que muchos hemos visto alguna vez como funciona. Pero la demostración de por qué pasa esto la hizo otro científico francés,  Gaspard-Gustave Coriolis, que además da nombre a el famoso efecto “Coriolis”, que se produce cuando se desplazan objetos sobre un sistema que gira, en nuestro caso la tierra. Pero también se puede comprobar  en un tiovivo por ejemplo, si intentamos lanzar una pelota a otra persona en el extremo opuesto, la trayectoria que sigue para los que estamos en el tiovivo no es recta, la Inercia y la rotación producen este efecto. Es lo que hace que las masas de aire que se desplazan hacia la baja presión de una borrasca giren a la derecha (en el hemisferio norte, en el sur al revés) y se formen esos remolinos que se ven en las fotos de los satélites meteorológicos.

El efecto se tiene que tener en cuenta para los desplazamientos sobre la Tierra en satélites, cohetes, aviones, masas de aire, etc.

Pero a donde quiero llegar es a que estos dos y otros muchos científicos franceses están homenajeados con sus nombres grabados para la posteridad en el friso del primer nivel de la Torre Eiffel y como nuestros países vecinos reconocen el mérito de la ciencia y a sus científicos.

Hasta 72 sabios relacionados con Francia aparecen en los cuatro lados de la Torre Eiffel, gesto que escenifica el valor que esa gran nación da a sus héroes del saber, aquellos que independientemente de su condición, con su dedicación y esfuerzo intelectual, alcanzaron grandes logos para la humanidad.

En la foto del friso de la Torre Eiffel aparecen las tres grandes “L” de la matemática francesa o matemáticos de la revolución, Lagrange, Laplace y Legendre. (foto cortesía de Wikimedia)

 

  • La imagen corresponde al Péndulo de Foucault del Real Observatorio Astronómico de Madrid (Foto Cortesía Instituto Geográfico Nacional)

Jose Antonio Bernal Losada