El Hospital Universitario del Sureste realizará test de detección de hepatitis C el próximo lunes

 

La hepatitis C afecta a 70 millones de personas en todo el mundo y casi al 1% de la población española

 

El Hospital Universitario del Sureste, como una actividad que se encuadra en el programa Sureste sin C, va a realizar el próximo 24 de octubre en el vestíbulo del Centro un sencillo test de detección de la hepatitis C. De 9:00 a 13:00 horas se colocará una mesa en el vestíbulo de entrada para que toda persona que lo desee se pueda hacer la prueba. El test consiste en la introducción de un hisopo o palillo en la boca para recoger la muestra del fluido oral y su posterior colocación en un tubo con una solución reveladora. Aproximadamente en 20 minutos se obtendrá el resultado.

Con esta actividad se pretende concienciar sobre el problema de la hepatitis C, dentro del proyecto Sureste sin C desarrollado por el hospital, y detectar la enfermedad en aquellas personas que ese día se encuentren en el centro. De una forma rápida y sencilla, sin ningún tipo de trastorno, se puede realizar el test y saber si se padece hepatitis C. Los resultados se incluirán en la historia clínica del paciente y si estos fueran positivos se iniciaría el proceso de tratamiento de la enfermedad. Con las nuevas terapias disponibles se logra la curación de la enfermedad en la inmensa mayoría de los casos con un tratamiento de corta duración y sin efectos adversos.

Hay que tener en cuenta que en esta enfermedad todavía existe un gran número de pacientes sin diagnosticar, ya que la hepatitis C es una enfermedad que apenas produce síntomas hasta que se encuentra en fase avanzada y, en muchos casos, cuando ya se ha producido cirrosis.

Un problema de Salud Pública

La infección por el virus de la hepatitis C constituye un problema de salud pública a nivel mundial con un número de afectados que supera los 70 millones de personas. En España, los últimos estudios epidemiológicos señalan que, aproximadamente, el 0,8% de la población está afectada por la infección.

La infección por VHC es una enfermedad con una elevada morbilidad y mortalidad que puede conducir a cirrosis hepática, descompensación hepática y al desarrollo de cáncer de hígado. La infección aguda por VHC es asintomática en la mayoría de los casos y se resuelve espontáneamente en el 20-30% de los mismos. Sin embargo, la mayoría de los pacientes presentan un elevado riesgo de cronificación, llegando un 16% de ellos a desarrollar cirrosis a los 20 años del inicio de la enfermedad.

De todo esto se desprende la importancia que tiene el diagnóstico de la enfermedad ya que se estima que entre el 35 y el 50% de los pacientes con VHC no está diagnosticado y, por lo tanto, controlado.