El Consejo de Ministros aprobó este martes el Plan Más Seguridad Energética, el plan de contingencia comprometido con la Comisión Europea con el que espera reducir entre un 5,1% y un 13,5% el consumo de gas hasta el final de la temporada de invierno, en marzo de 2023.

 

Así lo anunció la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Ejecutivo.

Además, gracias a las 73 iniciativas contempladas en el plan, España debe llevar a cabo una reducción voluntaria del consumo eléctrico del 10% y obligatoria del 5% en las horas punta entre diciembre y marzo para cumplir con el mandato de Bruselas.

En cuanto a la reducción del consumo de gas, fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico explican que no tiene en cuenta el gas utilizado para ser exportado a otros países, especialmente Francia, afectada por el parón nuclear, y Portugal, por la sequía. De hecho, aseguraron que España ya está cumpliendo con la exigencia de reducir un 6,4% el consumo vigente desde agosto excluyendo las exportaciones.

A este respecto, Ribera detalló que desde su entrada en vigor en agosto, las medidas de ahorro han permitido reducir un 4,6% el consumo eléctrico y un 3,4% el de gas.

Sobre la gran horquilla de ahorro contemplada en el plan, las fuentes ministeriales indicaron que se explica porque solo se exigirán medidas a la Administración, que deberán ser replicadas por las empresas y los ciudadanos, que solo recibirán recomendaciones.

En esta línea, el plan esquiva también hacer algún tipo de referencia al alumbrado navideño, ya que se limita a pedir un ahorro de consumo a los ayuntamientos pero sin señalar la forma de hacerlo. Para ello, todas las administraciones deberán elaborar sus planes de eficiencia energética, que serán públicos y remitidos al Ministerio de Transición Ecológica antes del 1 de diciembre.

Además de las medidas de ahorro y eficiencia energética, contempla actuaciones de impulso a la transición energética, de protección de colectivos vulnerables, de fiscalidad a través de bonificaciones para inversiones en transición energética, de reducción de la dependencia tecnológica y de incremento de la capacidad exportadora para ayudar a los socios europeos.

De forma más concreta, incluye desarrollar medidas de apoyo a las comunidades de vecinos con calderas de gas, instalar contadores inteligentes también para el gas, lanzar un kit verde con financiación del ICO para ayudar a las pymes a mejorar su eficiencia energética o elaborar un nuevo Perte de descarbonización industrial.

TOPE AL GAS

Por otro lado, pretende dar más transparencia a la factura eléctrica incluyendo información sobre la rebaja lograda con el tope al gas o permitiendo comparar el consumo con el de los domicilios del mismo código postal.

En referencia al tope al gas, Ribera destacó que hasta este momento ha permitido un ahorro a los hogares de 2.837 millones de euros y mantener los precios de la luz en España por debajo de la media de los principales países europeos.

De hecho, aseguró que gracias a esta medida y al resto de iniciativas tomadas desde hace un año, los consumidores vulnerables pagan ahora una tarifa muy similar a la de antes de que se iniciara la invasión de Ucrania, incluso “ligeramente inferior”. Asimismo, apuntó que la rebaja para el consumidor medio es del 33%.

Estas nuevas medidas de ahorro y eficiencia energética se sumarán a las aprobadas el pasado 1 de agosto, como la limitación de la temperatura o el apagado de los escaparates por la noche.

El Ejecutivo, que ha pedido a Bruselas una aplicación flexible de estas medidas, asegura que pretende afectar lo menos posible al bienestar de las familias y al tejido productivo.