Ultra: He notado un picor en mis brazos y piernas, y unos granitos que me están saliendo en todo el cuerpo, como pinchos.

Progre:  No te preocupes, eso les pasa a las personas que acostumbran a cabrearse demasiado, relájate un poco.

Ultra: ¡Vaya! Ya estás con tus chorradas. Me cabreo porque no soporto vuestro discurso bolivariano. Y mi cabreo va en aumento cuando lleváis vuestro discurso al Parlamento o a las ruedas de prensa de la Moncloa.

Progre: ¿Ves? Te acaba se salir otro pincho en el brazo. Si ni siquiera sabes quién fue Simón Bolívar. No intentes insultar con la palabra “bolivariano”, porque a muchas personas, más que un insulto, les parece un halago. Ten en cuenta que Bolívar, de familia vasca, fue una persona que ayudó a la liberación e independencia de las colonias americanas.

Ultra: ¡Da igual! Yo me refiero a que vuestro discurso es muy parecido al del dictador Maduro, y yo estoy con la libertad.

Progre: ¿Te das cuenta que se te están adelgazando los brazos y que tus manos parecen pinzas? En  Venezuela hay elecciones aunque con carencias democráticas, pero no es una dictadura. Si quieres utilizar una dictadura en tu argumento, usa Arabia Saudita, que todo lo dicta la  familia real, y si te descuidas en las críticas, sobre todo si eres mujer, acabas lapidada. ¡Ojo! No uses incorrectamente la palabra “libertad”, la derecha cree que “libertad” es poder reducir derechos al mínimo posible a las personas que trabajan, y “libertad” es poder contagiar de covid19 a quien no quiere contagiarse. Lo siento, pero “Libertad”,  o se aplica a todos y todas, o es un simulacro. Electoral por otra parte.

Ultra: ¡Ya estamos! Te metes con Arabia Saudita porque allí vive ahora nuestro glorioso Rey Emérito. Tu discurso comunista es increíble.

Progre: ¡Ay, ay, ay! ¡Tus brazos ya son dos palos con dos pinzas, y en posición oratoria!; no puedes negar que la religión te ha hecho mella. De glorioso nada, o mejor dicho, glorioso forrado de dinero público. ¿Por qué te molesta tanto la palabra comunista? ¿Tú sabes de dónde viene ese término? De París, del 1871. La Comuna de París es el nombre que tomó el gobierno del pueblo por unos meses. Sí, sí, ya sé que mucha gente autoritaria se ha apropiado de la palabra comunista, y también que hay partidos que se llaman populares y nada más lejos de la realidad.

Ultra: Ya, y para ti ¿Qué es popular, la Ministra de Igualdad, el aquelarre de la Colau, Yolanda Díaz, Oltra, García y demás?. Vaya coro, o mejor dicho, cora.

Progre: ¿Qué es eso que te está saliendo en la espalda? ¡Pero si son alas! ¡Horrorosas alas por cierto!. ¿Sabías que hace unos cientos de años, con esa palabra, aquelarre, quemaban a las mujeres por acusaciones infumables? ¿No te alegras de que la mitad de la población española recupere sus derechos, pisoteados históricamente, y participen en política?

Ultra: ¿Cómo me voy a alegrar? Si me están quitando mis privilegios, si ya no sé si soy español, española o españole. Si hasta mi trabajo peligra porque estáis dejando las puertas abiertas a inmigrantes ilegales. Que cada vez hay más delincuentes. Y menores, que es peor.

Progre: ¡Tus ojos se han agrandado, tienes una mirada terrorífica! ¿Pero qué veo? ¡Te han salido otros tres ojos más en la frente! ¿Es posible que no respetes los derechos de tantas personas homosexuales y trans, que tanto han sufrido y siguen sufriendo? ¿Es posible que no respetes a tantas personas que huyen de la guerra y la miseria y se juegan la vida en el mar? ¿No crees que a un niño hay que protegerlo sin preguntar su procedencia? ¿No te acuerdas que muchas personas españolas tuvieron que emigrar a otros países huyendo del Dictador Franco cuando acabó con la legitimidad republicana?

Ultra: ¡Ja! ¡Legitimidad republicana! Si aquello no era un gobierno, era un batiburrillo antes de la guerra civil, con una bandera tricolor abominable. Me vas a decir  también que ahora tenemos un gobierno legítimo, cuando se apoya en la ETA y en los separatistas. Que indulta a personas que han querido separar España.

Progre: ¿Pero qué haces? ¡Te estás comiendo un ratón! ¿Y esas antenas que te han salido en la cabeza? Sí, el Gobierno Republicano y su bandera eran legítimos, porque fueron votados por la ciudadanía, pero unos cuantos generales apoyados por Hitler y Mussolini, dieron un golpe de estado sangriento acabando con aquella legitimidad. De guerra civil nada. Y sí, restablecieron la bandera rojigualda, aquella que siempre representó a la España autoritaria. Y quizás desconozcas que Bildu es una coalición de muchos partidos, la mayoría de los cuales jamás han tenido ninguna relación con ETA. En cuanto a los separatistas, ¿También desconoces que la propia ONU establece el derecho de los pueblos a elegir su futuro? ¿No es hora de que pasemos página y recuperemos el diálogo? ¿O hay que seguir recordando que los fundadores del primer partido de la derecha fueron ministros del dictador Franco? ¿Quieres que te recuerde que el principal partido de la derecha, cuando gobernó, indultó a los responsables de decenas de crímenes del GAL? Vamos, hablemos de política, y dejemos los rencores.

Ultra: ¡Viva España, única y grande,  y su Bandera!

Tras decir esto, con un rápido mordisco, arrancó la cabeza del Progre y se la comió, en un acto de amor y odio sin límites.

Les dejo con una nota sobre la Mantis Religiosa:

 “Es increíble que las mantis religiosas puedan ver tan bien en 3D, una tarea que es computacionalmente costosa para los primates y animales más complejos. Pero las mantis, que solo poseen un millón de neuronas —frente a las 100.000 millones del cerebro humano— han diseñado una forma de hacerlo más eficazmente

José Manuel Pachón López