Según la encuesta ‘Edades 2022’ sobre consumo de alcohol y otras drogas en España, publicada por el Ministerio de Sanidad

 

Los consumos intensivos de alcohol en la población española de entre 15 a 64 años disminuyeron en 2022 hasta 2,7 puntos porcentuales respecto a 2020, pasando de un 19,4% a un 16,7% en dicho periodo.

Así se desprende de la última Encuesta sobre Alcohol y otras Drogas en España, ‘Edades 2022’, publicada este miércoles por el Ministerio de Sanidad, en la que se documentan las drogas con mayor prevalencia de consumo en los últimos 12 meses en el país y cuyo trabajo de campo se realizó entre marzo y junio de 2022, con la participación de más de 26.000 personas.

La encuesta también refleja una reducción de 2,5 puntos en el número de personas en el consumo en botellón, que pasó de un 9,9% en 2020 a un 7,4% en 2022, y confirma que las sustancias más consumidas en los últimos 12 meses en España fueron el alcohol (76,4%), el tabaco (39%), los hipnosedantes (13,1%), el cannabis (10,6%) y la cocaína (2,4%).

En comparación con 2020, aumentó el consumo de hipnosedantes y disminuyeron “ligeramente” los consumos de tabaco y alcohol, según el informe, que indica que la edad de inicio en el consumo se mantiene “estable” y el inicio “más precoz” es para el alcohol (16,5 años) y el tabaco (16,6 años), mientras el “más tardío” sigue siendo el de los analgésicos opioides con o sin receta (35,3 años) y el de los hipnosedantes con o sin receta (35 años).

Por edades, las prevalencias de consumo en los últimos 12 meses fueron mayores en el grupo de 15 a 34 años, salvo en el caso de los fármacos con potencial adictivo (hipnosedantes y analgésicos opioides), cuyo uso se incrementó a partir de los 35.

En cuanto a las diferencias por sexo, los datos confirman un mayor consumo entre los hombres excepto para los hipnosedantes y los analgésicos opioides, y las mayores diferencias se encuentran en el caso del alcohol, el tabaco, la cocaína y el cannabis.

Por tipo de droga, en cuanto al alcohol las borracheras se dan, sobre todo, entre los jóvenes adultos de 15 a 34 años y el 15,4% de encuestados dijo haber consumido alcohol en forma de atracón en los últimos 30 días, el mismo dato que en 2020.

En cuanto al tabaco, en 2022 el 69,6% de la población de 15 a 64 años lo había consumido alguna vez en la vida, el 39,0% en el último año, el 37,2% en el último mes y el 33,1% diariamente en el último mes. Entre los fumadores a diario, el 64,2% se han planteado dejar de fumar, y el 41,9% se lo ha planteado y lo ha intentado.

El 12,1% de las personas de 15 a 64 años ha consumido cigarrillos electrónicos alguna vez en la vida, porcentaje superior al obtenido en 2020 (10,5%) y casi el doble del 6,8% de 2015. El grupo de 15 a 24 años es el que presentó la mayor prevalencia de consumo, dado que el 18,8% lo había consumido alguna vez en la vida y el 9,1% en el último año.

En paralelo, el consumo de hipnosedantes con o sin receta se incrementó en 2022 hasta situarse en un 23,5%. El año pasado el 13,1% de las personas de 15 a 64 años los consumió en los últimos 12 meses y, por lo que se refiere a analgésicos opioides, el 15,8% de encuestados los había consumido alguna vez en la vida, el 6,8% en los últimos 12 meses y el 4,0% en los últimos 30 días.

OTRAS SUSTANCIAS

 

El cannabis sigue siendo la sustancia ilegal con mayor prevalencia de consumo en España entre la población de 15 a 64 años y en 2022 el 40,9% lo había consumido alguna vez en la vida, el 10,6% en los últimos 12 meses, el 8,6% en los últimos 30 días y el 2,8% a diario en el último mes.

Sanidad puntualizó que, aunque en los últimos años el consumo ocasional “parece estable”, el consumo diario se ha incrementado a un 2,8% en 2022 desde un 1,7% en 2007.

Por grupos de edad, el 22,6% de los jóvenes de esta edad consumieron cannabis en los últimos 12 meses, el 17,1% en los últimos 30 días y la prevalencia del consumo problemático de cannabis es del 1,9%, mientras entre quienes han consumido cannabis en los últimos 12 meses, es del 21,5%.

En cuanto a la cocaína polvo y/o base, en 2022 un 12% de encuestados la había consumido alguna vez en la vida, el 2,4% en los últimos 12 meses y el 1,4% en el último mes. Atendiendo al consumo en los últimos 12 meses, este fue mayor entre los hombres que en las mujeres (3,6% frente a 1,1% respectivamente) y la edad media de inicio de consumo de cocaína polvo se sitúa en los 21,1 años.

Por lo que respecta a la heroína, en la encuesta se observa una “estabilización” del consumo y en 2022 un 0,6% de españoles la había probado alguna vez en la vida y un 0,1% en el último año, con una edad media de inicio de 21,2 años, mientras en 2020 ascendía a 22,6.

Los consumos de éxtasis, anfetaminas, alucinógenos e inhalables volátiles presentan niveles “relativamente bajos” y, respecto a nuevas sustancias psicoactivas, el 1,9% las ha probado alguna vez en la vida y el consumo es más frecuente entre los varones de 25 a 34 años (4,5%).

El 15,5% no ha consumido ninguna sustancia psicoactiva en los últimos 12 meses, el 43,6% refirió el consumo de una única sustancia y el 40,9% declaró policonsumo. En concreto, el 28,1% dijo haber consumido dos sustancias psicoactivas en los últimos 12 meses, el 9,5% afirmó haber tomado tres y el 3,2% señaló el consumo de cuatro o más sustancias psicoactivas.

El policonsumo es más prevalente en hombres y el alcohol está presente al menos en el 94,4% de los policonsumos de dos sustancias y el cannabis en el 61,4% de los que consumieron tres sustancias psicoactivas. Además, “prácticamente todos” consumen además alcohol y tabaco, según Sanidad.

El estudio revela, además, que la percepción de riesgo está generalizada para el consumo de sustancias ilegales, así como de tabaco, hipnosedantes y analgésicos opioides, si bien es “relativamente baja” en relación al alcohol.

ADICCIONES COMPORTAMENTALES

 

El 58,1% de la población de 15 a 64 años ha jugado con dinero ‘online’ o presencial en los últimos 12 meses, el 57,4% de ellos de forma presencial y el 5,3%, de forma ‘online’, observándose un descenso de la frecuencia del juego con respecto a 2020, cuando el 64,2% jugaron con dinero online y/o presencial, el 63,6% de forma presencial, y el 6,7% online.

El 1,7 % de la población española de 15 a 64 años podría presentar un patrón de “posible juego problemático o un trastorno del juego” y ha disminuido con respecto a 2020, cuando dicha prevalencia fue del 2,2%, mientras el 1,3% de personas realizarían un posible juego problemático.

Aproximadamente un 65% de la población de 15 a 64 años percibe como “un riesgo” jugar con dinero semanalmente y el 3,5% reconoce hacer un uso “compulsivo” de Internet.