(Publicado en www.nuevocrónica.es)
Nacho Blanes, maestro en un centro de Primaria de Leganés, está teniendo una sobresaliente acogida (y apenas lleva algunos días a la venta) con su novela ‘Espíritu de Embajadores’. Se trata de buscar y, consecuentemente, encontrar la verdad de un periodo que, tras las avezadas investigaciones del autor, la realidad y lo contado difieren sobremanera. ¿Cuánta constancia, por ejemplo, se tiene de los 200 asesinados de izquierdas en ese tiempo por motivos políticos? Todo un recorrido, a través de personas que nos amenizaran con sus historias, músicas o programas de aquella década de los 70, que desmonta los que nos hicieron aprender. Siempre se ha afirmado que los libros son ventanas a la libertad. ‘Espíritu de Embajadores’ resulta indudable prueba de ello

Pregunta: ¿Alguien, entonces, de los 90, ha recibido sobre este tema una enseñanza equivocada y desde lo público también?
Respuesta: Esa es mi tesis. Yo soy maestro. Cojo el libro y ves una transición virtuosa. Eso en Primaria. No te dicen que hubo más de 200 muertos de la izquierda por motivos políticos. Es una transición muy sangrienta, pero eso no se nombra. Ese relato es responsabilidad de partidos institucionales. El libro está novelado, un thriller político-histórico. Es entretenido. Con este libro, que no es un ensayo, se llega al grueso de la población. Utilizo la técnica de Forrest Gump, que liga cada acontecimiento histórico a la vida de un personaje.

Pregunta: ¿Cómo se organiza el libro?
Respuesta: Hay dos historias paralelas. Una que arranca en el 15M y que habla de alguien más joven que yo, pero que descubre que la transición no fue cómo le contaron y que fue mucho más sangrienta. Y ella busca la verdad de su familia. Y la otra historia se desarrolla en la transición. Se asesina a un policía en Embajadores plaza de Madrid. Suárez, presidente entonces, acuña el término de ‘espíritu de Embajadores’, que es simplemente unir a todos los partidos constitucionales entorno a una idea de por el bien de la democracia que vendrá hay que ceder en muchas cosas. Legaliza al PCE, pero expulsa, éste expulsa, la palabra leninismo y abraza la bandera monárquica, Juan cede el trono a Juan Carlos… Y todo eso se justifica por lo que es el espíritu de Embajadores. Y hay otra mujer que busca la verdad, en este caso, del país y se da cuenta de que es muy complicado.

El espíritu de Embajadores de Nacho Blanes

Jueves 21 de octubre a las 19 h

Salón de Actos de la Casa de las Asociaciones (Rivas Vaciamadrid)

También te puede interesar