El problema es real y preocupante, explican desde el Sindicato de Enfermería, SATSE, en Madrid ya que a las cerca de 3.500 enfermeras/os, enfermeras/os especialistas y fisioterapeutas que no van a renovar sus contratos a partir del 31 de marzo se suman las más de 2.300 que se jubilarán en los próximos 5 años.

«Hablamos de un déficit de casi 6.000 profesionales sanitarios a corto plazo que no van a ser cubiertos ya que las OPEs en marcha (que llevan más de 3 años de retraso) no crean ni una sola plaza nueva, simplemente cambia la denominación de los puestos, de interinos a fijos. Las plazas siguen siendo las mismas», indican desde el Sindicato.

Estamos ante un problema grave de salud y de viabilidad del propio sistema sanitario público, indican desde SATSE Madrid. Si no somos capaces de fidelizar mediante contratos a enfermeras/os, enfermeras/os especialistas y fisioterapeutas, «estas se marcharán de Madrid ya que aquí no tendrán oportunidad de trabajar. Cuando las necesitemos no podremos contratarlas ya que no habrá disponibles por estar empleadas en otros Servicios de Salud que, por si fuera poco, tienen mejores condiciones retributivas y profesionales que el Sermas.

Potenciar la Sanidad pública

Es imprescindible cambiar la dinámica actual del Sermas y que pasa por la potenciación de la labor que desarrollan enfermeras/os, enfermeras/as especialistas y fisioterapeutas de los centros de salud. «Hay que volver al estado prepandemia y potenciar aún más la educación de la salud con talleres para la población en general y enseñar cómo manejar su propia enfermedad a pacientes con diversas patologías crónicas».

Es imprescindible volver la mirada a los centros educativos con la educación para la salud, potenciar la presencia de la enfermera escolar en los centros educativos donde ya es una figura imprescindible y cada vez más necesaria, etc. En definitiva, si queremos tener una población sana tenemos que invertir en Sanidad», afirman desde SATSE Madrid.

«Una población, recuerdan, que si tiene hábitos saludables, enfermará menos y hará un mejor uso de los recursos sanitarios que, en la Comunidad de Madrid, son ya muy escasos y están muy precarizados por la falta de profesionales sanitarios para atenderlos», finalizan.

SATSE Madrid