Ecologistas en Acción exige una regulación marítima “más estricta” en la zona del vertido del buque OS35

Ecologistas en Acción exigió este miércoles una regulación marítima “más estricta” en la zona del vertido del buque OS35 en Gibraltar.

 

Así lo reclamó en un comunicado emitido después de que su velero Diosa Maat navegase en la mañana de este martes por las aguas que rodean al buque, del que comenzaron a salir hidrocarburos el día 1 de septiembre, tras su colisión con el metanero Adam LNG.

Su objetivo era valorar la situación tras lo que la organización calificó como un “desastre” y ante la “falta” de información que, a su entender, “se está recibiendo” al respecto.

Ecologistas en Acción consideró que toda la zona, con un alto valor ecosistémico, “debe ser protegida con normas más estrictas y eficaces” y la tripulación y activistas de Verdemar–Ecologistas en Acción de Campo de Gibraltar a bordo no apreciaron compuestos procedentes del barco en la zona.

Sin embargo, debido a la naturaleza del lugar, con fuertes vientos y corrientes, dijeron “temer” que el vertido se haya “diseminado” tanto por la bahía de Algeciras como por aguas del Estrecho y del mar de Alborán.

Tras hacer hincapié en la “rica biodiversidad” de la zona, en la que los técnicos avistaron delfines comunes, pardelas o ballenas, la entidad juzgó “evidente” la necesidad de conservación del área, recordando que posee un “alto valor ambiental” y está considerada como una Zona Especial de Conservación (ZEC) de la Red Natura 2000.

Asimismo, lamentó que hechos como el protagonizado por este buque “no son aislados y se suceden con regularidad en la zona”.

Por ello, con el fin de “evitar” más “accidentes” de este tipo, la organización ecologista reiteró su petición de contar con una regulación “más estricta” del tráfico marítimo en la bahía y abogó por la “restricción” en esta área de las prácticas de ‘bunkering’, un sistema de repostaje que permite a las embarcaciones rellenar sus depósitos de combustible en alta mar.