La promoción del deporte en los municipios madrileños es una política que varía considerablemente según el territorio. Desde los 26 céntimos por habitante que declara Móstoles (y Alcalá, Alcobendas y Fuenlabrada con 0 euros de gasto informado) hasta los 60.74 € de Coslada y los 90.67 € per cápita de San Sebastián de los Reyes. Con casi 35 euros de gasto por habitante, Rivas se encuentra en 4ª posición, muy próximo en el gasto a Pinto, en 5ª posición y Boadilla del Monte, en la 3ª. Este gasto no tiene traducción directa en el número de campañas de promoción del deporte llevadas a cabo durante el año 2020. Torrejón de Ardoz informa de 70 campañas y le sigue Arganda del Rey con 57. Rivas, con 22 campañas de promoción del deporte, ocupa el 7º puesto de los municipios madrileños, muy cerca del ayuntamiento de Madrid, con 21 campañas.

Otro indicador a tener en cuenta para valorar las políticas municipales deportivas puede ser la superficie de instalaciones deportivas. Con casi 330.000 m2 de instalaciones deportivas, en Rivas tenemos el equivalente a 46 campos de fútbol y se posiciona en 4ª posición tras Majadahonda, Leganés y Las Rozas. Estas instalaciones, posteriormente, pueden ser usadas para las escuelas deportivas escolares o para cedérselas a los clubes de élite.

Además, la encuesta de valoración de servicios públicos que realiza Rivas ha posicionado a las políticas deportivas en cada informe como la política mejor valorada, por encima del 7.5. Esta valoración prácticamente se encuentra estable desde 2017, primer año del que tenemos resumen, aunque los datos no están públicos.

Los datos aquí indicados se corresponden a los datos CESEL (Coste efectivo de los servicios de las entidades locales). Anualmente, los ayuntamientos están obligados a comunicar al Ministerio de Hacienda datos sobre los costes y otros parámetros de la entidad local y el conjunto de empresas públicas. Recogemos los datos agrupados por el Ministerio del año 2020, último año disponible- para los municipios madrileños de más de 50.000 habitantes sin hacernos responsables de que la información remitida por los Ayuntamientos no sea completa. Los datos de población se obtienen del INE para ese mismo año.

Leire Olmeda