Cruz Roja trabaja en un ‘software’ de reconocimiento facial que ayude a localizar migrantes desaparecidos

Cruz Roja trabaja en un 'software' de reconocimiento facial

El Servicio de Restablecimiento del Contacto Familiar identifica a 203 personas desaparecidas en lo que va de año.

Cruz Roja, con el apoyo del Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) y de la Dirección General de Atención Humanitaria e Inclusión Social de la Inmigración, ha desarrollado en España un proyecto de identificación de personas desaparecidas en ruta migratoria por vía marítima. Sólo el 13 por ciento de los cadáveres de las rutas migratorias son recuperados, y, por tanto, identificados como fallecidos.

Según informó Cruz Roja este lunes, el Servicio de Restablecimiento del Contacto Familiar contabilizó a 537 personas desaparecidas en el último año. Desde su puesta en marcha, ya son 100 los casos de embarcaciones con fallecidos o desaparecidos en los que trabajaron. En 2023, localizaron a 203 personas y restablecer el contacto con sus familiares. También se ha acompañado a 22 familias en el proceso de identificación de personas que llegaron fallecidas.

Según Cruz Roja, ofrecieron 34 respuestas parciales, que informaron a los familiares en un riguroso proceso de verificación y cotejo de diversas fuentes de información, bases de datos de personas atendidas por Cruz Roja y otras instituciones que se ven implicadas en el proceso, testimonios de personas supervivientes y de otros agentes sociales, medios de comunicación, e imágenes, que aporta elementos que apuntan el fallecimiento de una persona considerada como desaparecida, y de la que no hay evidencias de que su cuerpo haya llegado a las costas.

Según la organización, en ningún caso Cruz Roja certifica la defunción, sino que construye el relato de lo que probablemente sucedió, en base a los hechos constatados, y las posibilidades de supervivencia. Así ayuda a las familias a afrontar esta pérdida ambigua, y acompañándolas en su proceso de duelo.

Un software para contrastar imágenes

Cruz Roja Española trabaja en la creación de este ‘software’ de reconocimiento facial, que pueda contrastar imágenes; por un lado, con dos fotos actuales que pudieran devolver un índice de probabilidad de ser la misma persona y, por otro lado, contrastando una foto actual con fotos antiguas de la persona en cuestión desaparecida, a las que se les aplicaría la tecnología también para tratar de crear una imagen de su posible aspecto físico actual, y así contrastar la probabilidad de que sea la misma persona; y por último, contrastando con fotografías de sus familiares, donde se pueda cotejar la imagen de la persona en cuestión con la de un familiar directo.

Todas las imágenes se cotejan con distintas bases de datos, principalmente las del Servicio de Restablecimiento del Contacto Familiar del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, con casos en todo el mundo, pero también con información de redes sociales, otras páginas webs y servicios para personas desaparecidas, y prácticamente, cualquier otra información que pudiera haber en abierto en la red.

Según la ONG, en el último año, más de 55.000 personas fueron registradas como desaparecidas por sus familiares en la Red Internacional de Vínculos Familiares de Cruz Roja, lo que eleva el número actual de personas desaparecidas registradas a más de 195.000. En 2022, a nivel mundial, Cruz Roja localizó a casi 13.000 personas y reunió a casi 5.000 personas con sus familias gracias a la colaboración entre diferentes Sociedades Nacionales de Cruz Roja y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). Además, se entregaron casi 170.000 mensajes de Cruz Roja y se facilitaron casi 2,5 millones de llamadas telefónicas.

Casos contemplados

Según esta entidad, cerca del 90% de casos llegan a Cruz Roja Española tienen que ver con migraciones internacionales. Alguien que sale de un lugar y no llega jamás a su destino. En esas situaciones, los familiares se preocupan y contactan, porque no tienen noticias de qué ha podido pasar con esa persona. En el caso de migraciones y desapariciones en el mar mediterráneo y el Atlántico, se plantean tres tipos de casos. El primer caso es que la embarcación saliera, pero no llegara a la costa de destino. Es segundo tipo de caso es que la embarcación llegue con personas fallecidas. Finalmente, puede darse que en la embarcación hayan fallecido personas pero que sus cuerpos hayan desaparecido en el mar.

Según informó Cruz Roja, en todos los casos, el registro de posibles nombres, así como las fotografías en las que pudieran aparecer, son un valor añadido al análisis. Respecto a las entrevistas a supervivientes no existe un modelo de cuestionario cerrado. Es preferible adaptarse a los sentimientos y las reacciones de cada persona ante estos acontecimientos trágicos. Se intenta reconstruir toda la cronología del viaje y lo ocurrido, y rescatar el mayor número de detalles que puedan conocer sobre las personas desaparecidas, incluyendo si conocían a algún familiar.

Primero se corrobora la información con herramientas digitales, información de terceros y análisis de las “redes complejas”. Después, se analizan los datos disponibles de partidas y llegadas para calcular la probabilidad de supervivencia de las personas involucradas. Con ello, se elabora la respuesta parcial de lo que probablemente ocurrió que se trasmite a las familias de las personas desaparecidas.

¡Difunde la noticia!

Noticias Relacionadas