Un numeroso grupo de vecinos y vecinas de Rivas, se concentraron en la Plaza de la Constitución de la ciudad, para protestar contra la muerte de un joven en A Coruña, por su condición sexual, por lo que los amigos que le acompañaban han declarado.

El hecho ocurría en la madrugada del pasado sábado 3 de julio. Samuel Luiz, un joven de A Coruña, fallecía después de que un grupo de agresores le diese una brutal paliza. Muchos han denunciado que se podría tratar de un acto de violencia homofóbica. De ser así los hechos, se trata de un asesinato homófobo.

El acto de repulsa estaba convocado por el propio Ayuntamiento de Rivas y fueron únicamente dos las personas que intervinieron, dirigiéndose a las y los presentes:  Yasmin Manji, concejala de Feminismos y Diversidad del Ayuntamiento de Rivas, y Luis González, presidente de Rivas LGTB. Entre los asistentes había otros concejales y concejalas de Gobierno municipal (IU/PSOE/PODEMOS).

La concejala agradeció la presencia todos los asistentes y dijo que ‘no es mucho lo que se puede comentar ante estas situaciones, salvo condenarlas y reclamar la toma de conciencia a la sociedad para que no vuelvan a ocurrir”.

El presidente de la asociación de Rivas, que dijo “no tenía intención de intervenir, se sentía tremendamente afectado”, añadió que “todo influye en que se produzcan este tipo de situaciones, vivimos en un clima de crispación, de mensajes xenófobos, homófobos, destructivos…, y esto al final cala en determinada gente, dando lugar a situaciones como esta. No podemos consentir un retroceso en la tolerancia y los derechos conseguidos”.

Una vez hechas las dos intervenciones, todas y todos los presentes guardaron un minuto de silencio, para romper en un sonoro aplauso.

De momento, la Policía Nacional ha detenido a 13 personas por su presunta implicación en la agresión mortal al joven Samuel Luiz en A Coruña la madrugada del sábado gracias a las cámaras de seguridad que grabaron la paliza y al testimonio de varios de los testigos presenciales.

Se da también la circunstancia de que los agresores habían dejado los datos de su DNI en una discoteca cercana en la que habían estado antes del suceso, lo que ha facilitado su identificación.

 

También te puede interesar